-

Concha, patito feo de la Sedatu

Mario Castellanos Alcázar Mario Castellanos Alcázar

El Delegado Federal de la SEDATU, Elpidio Concha Arellano se ha vuelto ojo de hormiga. Se colgó de los efectos de los terremotos del mes de septiembre pasado para ausentarse de sus funciones. Se sabe que está realizado trabajos propios del mapachismo y dinosaurismo priista, mientras las inconformidades continúan de parte de las organizaciones sociales y políticas que no encuentran respuestas a sus demandas de los diferentes programas y servicios que la institución maneja para combatir la pobreza y la marginación.

Abandonó sus funciones  desde septiembre del presente año dizque para incorporarse a los trabajos de rescate a las decenas de miles de damnificados de los sismos que asolaron a la región del Istmo de Tehuantepec y posteriormente a la región de la mixteca, al lado de la Secretaria de dicha institución en representación del Presidente Enrique Peña Nieto, Rosario Robles Berlanga, colateralmente con la pasarela de Secretarios y  Funcionarios del Gobierno Estatal y Federal, que finalmente recibieron los rechiflos porque los resultados de dicha tarea no es del todo positiva debido a que no se han cumplido con los programas de acción en beneficio de los afectados que se quedaron en la calle al no contar con una vivienda digna como se les prometió.

Robles Berlanga y su secuaz, Elpidio Concha Arellano, quedaron en evidencia por el hecho de haber burocratizado los programas de apoyo a los damnificados, ahora inconformes y totalmente en son de rechazo al gobierno estatal y federal, que no cumplieron con su cometido, menos con lo prometido. Ofrecieron apoyos inmediatos y que a finales del presente año entregarían las habitaciones ya construidas y aptas para ser habitadas, pero resulta, que no fue así, y todo se vino abajo, debido a la opacidad en la entrega y manejo de los recursos, desde las despensas, materiales, la aplicación de las inversiones, el presupuesto del programa del empleo temporal y todavía existe la demandas persistente de un segundo y tercer censo de las casas derrumbadas  que no se tomaron en cuenta por el hecho de haber sido colapsadas en las réplicas, aparte de la clonación de las tarjetas en el manejo de los 120 mil pesos para la reconstrucción de las casas y edificios con daños totales y los míseros 15 mil pesos para desplomes parciales.

En dichas tareas, el Delegado de la SEDATU, Elpidio Concha Arellano se hizo “ojo de hormiga”, el ausente, que nunca tomó en serio su papel, sin embargo se colgó como muchos otros funcionarios del gobierno estatal y federal. Arellano se la pasó regaladamente haciendo un trabajo sucio en favor de su partido, el PRI, con miras a capturar votos para el proceso electoral del año 2018; aprovechando de su cargo, politizó el dolor humano en busca de prebendas personales, como el de obtener cargos de elección popular: presidencias municipales, diputaciones y senadurías  para sus familiares de la región mazateca, incluso para el miso o para un equipo de operadores que no tienen la mínima vocación de servicio social y político, más que el de propiciar la violencia electoral y contrarrestar la fuerza de los partidos de izquierda y la derecha.

Elpidio Concha le hace flaco favor al gobernador Alejandro Murat Hinojosa, y lejos de coadyuvar a la integración social y política de los oaxaqueños está causando graves problemas sociales que redundan en la inseguridad y la violencia, pues de sobra, ha sido denunciado públicamente, por  utilizar los programas, proyectos y estrategias de la SEDATU con fines electorales, para favorecer a los priistas, menos a los opositores del gobierno estatal en turno con miras de llenar las urnas del uno de julio del año 2018 con votos en favor de los candidatos del Revolucionario Institucional, PRI.

La hechura de Concha Arellano es mitad ulicista y mitad muratista, baila al son que le toquen y al compás del PRI-Gobierno, distinguido por su servilismo, ya como diputado federal y local, que sí, lo ha sido, ahora delegado de la SEDATU, deja una estela de corrupción y burocratismo en el desempeño de sus funciones. Ha propiciado un alejamiento entre el gobierno y la ciudadanía, sencillamente porque no ha dado resultados en la conducción de los programas dirigidos al combate de la pobreza y la marginación, lo que ha dado lugar a que se profundice la brecha entre la opulencia y el proletariado con un futuro incierto que se agudizará por la pésima situación económica y de crisis que padecen los oaxaqueños por herencia de sus malos gobernantes.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses