-

Viene el tiradero de dinero

Mario Castellanos Alcázar Mario Castellanos Alcázar

 

Ya pasaron las fiestas decembrinas, desde la Navidad, el año nuevo y el día de Reyes con absolutas carencias y rezagos económicos debido a la crisis social, política y económica, que motivo muchas restricciones en los alimentos de la temporada, lo que dio lugar a  que millones de familias mexicanas no tuvieran acceso a la cenas tradicionales ni para un regalo ante la desigualdad que produce la hambruna, pero ahora viene el derroche del erario público que se va a destinar a las campañas electorales para elegir al Presidente de México, senadores, diputados y presidentes municipales, pese a que se vislumbra una nube de violencia y grandes fraudes para continuar con más de lo mismo.

La misma corrupción, los mismos fraudes, los saqueos de las arcas públicas. Hay hambre, miseria, pobreza y explotación; gente muy pobre y gente muy rica a costa de la política. No habrá de comer para los jodidos, pero para tirar el dinero en ríos de propaganda electoral, sobran los recursos. Será un año de abundancia y más saqueos, total es el año de Hidalgo, y que importa que las comunidades indígenas sigan viviendo en la orfandad de mejores condiciones de vida mientras a los partidos políticos se destinan 15 mil millones de pesos para las campañas oprobiosas  que solo dejan violencia por la disputa de los cargos de elección popular, sin que los partidos y candidatos rindan cuentas oportunas para saber el costo de la democracia.

Solo, en Oaxaca para no ir muy lejos, la situación de pobreza ancestral es crítica. En La Navidad y el Año Nuevo, un millón 300 mil habitantes se quedaron sin el consumo de alimentos propios de esta temporada, esto es el 32.5 por ciento de la población oaxaqueña, sin embargo hay una gran disparidad  entre los mismos sectores de la población y sobre todo en la vida política electoral, rumbo al proceso comicial para elegir a los representantes populares.

En este caso, el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca, autorizó nada menos que 186 millones 698 mil 678 pesos con 79 centavos como financiamiento público para actividades ordinarias, específicas y gastos de campaña para diez partidos políticos que participarán en la contienda electoral en la entidad oaxaqueña, pero lo desastroso es que estos partidos: PAN, PRI, PRD, MORENA, PT, MC, PUP, no tienen trabajo político, se han dedicado a la politiquería y en consecuencia son organismos totalmente divididos, pulverizados y en consecuencia han dado lugar a una ola de violencia entre sus militantes, tribus, incondicionales y asimismo de la ciudadanía, por la disputa del poder por el poder.

Estos partidos se han convertido en agencias de colocaciones, de fraudes y acomodos familiares sin menoscabo del caciquismo político electoral, sin propiciar la participación ciudadana ni la democracia, solo rezagos y profunda incivilidad, es decir son totalmente improductivos. La Presidenta del Comité Estatal del PAN, Natividad Díaz Jiménez ya está preparando el artificio fraudulento para maniobrar en las candidaturas en favor de sus incondicionales aunque no tengan trabajo partidista, lo importante es aprovecharse de los cargos de elección popular. La Senaduría para su mecenas, Juan Mendoza Reyes, por el sistema plurinominal de la circunscripción y la diputación federal para ella, claro, sin hacer campaña, dejando de lado a los auténticos militantes que cuentan con trabajo partidista. Al igual, que Raymundo Carmona Laredo, dirigente del PRD, estatal, quien no puede con las tribus violentas de este partido destrozado y sin militancia, porque su base ha emigrado a las filas de MORENA, en apoyo de Andrés Manuel López Obrador, a la Presidencia de México, por tanto, el PRD a nivel estatal y nacional tiende a desaparecer después de la elección del uno de julio del presente año.

REMOLINEANDO-

El Presidente de la Federación de Locatarios “Lázaro Cárdenas del Río”, Israel Ramírez Bracamontes, manifestó que la temporada decembrina, el año nuevo y el Día de Reyes, vino con austeridad, pues, si no hay mucho dinero para lujos, cenas y regalos, la tradición es tradición y jamás se pasa por alto, por consiguiente las ventas de los productos de la temporada y la compra de juguetes para los niños se mantuvo en la medianía y el desplome de las ventas no se resintió con severidad. Los jefes de la familia se despojaron de sus ahorros para no dejar morir la costumbre propia de los oaxaqueños.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses