-

Debate fallido

Circo, maroma y teatro, impero en el debate de los siete candidatos a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez, hasta ahora en manos del PRI- Gobierno. Resultó ser una pasarela de los aspirantes, que por supuesto no convencieron porque lejos de presentar propuestas claras y viables, hicieron uso de la diatriba, calumnias, denuncias e injurias, de lo que fue un juego sucio de todos contra todos.

Mientras que la ciudad capital, sus colonias y agencias viven con graves carencias de servicios públicos, la inseguridad, la violencia, desempleo, las manifestaciones y la mala administración de los recursos de la federación, los candidatos se la pasaron en dimes y diretes, que lastimaron susceptibilidades, pues no hubo respuestas concretas, proyectos viables, sino más bien desplantes y asonadas, pero sin luces de propuestas, que alienten al electorado, más bien fue más de lo mismo y algo peor, pues la partidocracia impera por encima de los intereses de la ciudadanía.

Oswaldo García Jarquín, candidato de la coalición: MORENA, PES y PT; Samuel Gurrión Matías del PAN, PRD y MC; Manuel de Esesarte Pesqueira, de la alianza: PRI, PVEM y Raúl Castellanos Hernández, del PANAL, que son los de mayor presencia se quedaron cortos en sus propuestas insulsas y vacuas, pues no tuvieron el eco esperado, por lo que existe una gran apatía y escepticismo  de la ciudadanía, al no haber correlación, enlace, ni conectividad entre los aspirantes y los sectores de la población, contaminados con los actos de corrupción e impunidad de los gobernantes municipales.

Es aquí, donde Salta a la vista la corrupción de los ex presidentes municipales, sobre todo los del PRI: Javier Villacaña Jiménez y el actual munícipe, José Antonio Hernández Fraguas, quienes dieron muestra de abuso de autoridad, lo que ha generado presuntos fraudes en sus administraciones. Hay un adeudo de 250 millones de pesos. Fraguas es la segunda vez en el cargo concejil, que al igual que Villacaña, no terminaron sus periodos, pero sí, han utilizado el cargo para escalar diputaciones locales y federales. Esto ha causado la repulsa y desvanecimiento del PRI.

Ahora, Samuel Gurrión Matías es el candidato dormilón, entró  de mala racha; se quedó dormido en pleno debate, luego de la paliza de sus opositores; en este contexto, Raúl Castellanos Hernández, lo zarandeo y cuestionó, según porque no tiene nada que hacer en el municipio de Oaxaca de Juárez, si es un juchiteco, en este caso, que regrese a Juchitán a resolver los graves problemas de sus coterráneos, ahí, donde fue recientemente diputado federal del PRI, a lo que contestó Gurrión que tiene 32 años de vivir en la capital oaxaqueña, pero eso nadie se lo creyó, además de tener el síndrome del chapulín, pues acaba de renunciar al PRI y compró la candidatura de la presidencia municipal al Partido Acción Nacional, PAN, al que ahora representa.

No salieron bien librados los candidatos, pues a todos les llovió en su milpita. El más acosador fue Raúl Castellanos Hernández, quien también satanizó a Oswaldo García Jarquín, quien no tiene presencia en la capital y menos en las agencias y colonias, además de ser un alfil del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo, arropado por MORENA, por lo que solo espera la influencia del voto de López Obrador, aspirante a la Presidencia de México, pero Raúl no se midió, pese a que es una célula del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz, de quien se debe deslindar para que tenga calidad moral de juzgar y recriminar a sus oponentes o adversarios políticos; pero que se dice de Esesarte del PRI-PVEM, sin baterías, ante una descomposición social, política y económica propiciada por su partido en el gobierno y la situación que prevalece a nivel nacional, que no favorece a Meade, por cierto, muy remoto a la presidencia de México. Esesarte ya fue presidente interino, al igual que su señora madre en administraciones pasadas.

Enfrascados en tan estéril polémica, los candidatos, se olvidaron de sus propuestas y solo se concretaron a contestar las interrogantes a medias, acerca de los temas más recurrentes, como son la inseguridad, la violencia, el ambulantaje, el crecimiento demográfico, los cinturones de miseria, los servicios públicos, las protestas y bloqueos, pero lo hicieron de manera muy simple y sin proyectos de solución, por lo que más bien se trató de una pasarela política electoral, que no llegó al fondo de las expectativas del electorado. Otros temas fueron la corrupción y la impunidad por demás trillados argumentando que ahora si habrá democracia y transparencia de los recursos de la federación.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses