-

Reivindican a los señores de la lluvia

Esculturas incluidas en la exposición ‘Mixtecos: Ñuu Dzahui, señores de la lluvia’. / AGENCIAS Esculturas incluidas en la exposición ‘Mixtecos: Ñuu Dzahui, señores de la lluvia’. / AGENCIAS

Ciudad de México.-El arqueólogo Alfonso Caso (1896-1970) decía que los Tay Nahu, los meros mixtecos, eran los hombres que nacieron del ombligo del centro de la Tierra, salieron de las cuevas, recorrieron y poblaron el mundo, con nuestros abuelos, los fundadores.

Sus descendientes se llaman Ñuu Dzahui, los señores de la lluvia, y a ellos está dedicada la magna exposición montada en la galería del Palacio Nacional.

La mixteca es una compleja y exquisita cultura, una de las más longevas de México, que produjo grandes maestros de la miniatura y refinados orfebres, como se aprecia en las 3 mil 210 piezas reunidas en la muestra: de las emblemáticas máscaras y piezas de oro provenientes de Monte Albán a una selección de la ofrenda (de más de 70 mil objetos) de la tumba de la Señora de Yucundaá, ambos sitios arqueológicos ubicados en Oaxaca.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por conducto de la Conservaduría de Palacio Nacional, adscrita a la Oficialía Mayor, preparó la exposición titulada, precisamente, Mixtecos: Ñuu Dzahui, señores de la lluvia, con el fin de reivindicar a los mixtecos y su cultura de la filigrana, que es al mismo tiempo un pueblo muy fuerte y, desde sus inicios, migrante, explica a La Jornada la conservadora de Palacio Nacional, Lilia Rivero Weber.

Con curaduría de la arqueóloga Nelly Robles García y diseño museográfico de Arturo Cortés Hernández, director de la galería de Palacio Nacional, este proyecto museográfico reafirma una de las vocaciones del recinto: “ofrecer un recorrido transversal por la historia de México para reafirmar la identidad nacional.

Los mixtecos son y fueron grandes artistas. Desde Mesoamérica, hasta el momento actual, siguen siendo personas con una sensibilidad creativa magnífica. Por eso es importante para nosotros plasmar y difundir que todas las culturas mesoamericanas son culturas vivas, define Rivero Weber.

El legado de los mixtecos se aprecia mediante nueve núcleos temáticos: Creación mítica, Cosmovisión, Alianzas, Vida cotidiana, Señoríos, Arte, El arte de escribir, Transición al siglo XVI y Mixtecos de hoy, última sala, que cierra el recorrido con cuatro cuadros de Rufino Tamayo.

Para compenetrarnos con la diversidad cultural de nuestro país, la tenemos que conocer, continúa la conservadora al detallar que incluye música de la región, así como la exhibición de una vivienda vernácula construida por mixtecos contemporáneos.

La propuesta museográfica utiliza una gama cromática extraída de su cerámica, con cédulas informativas en español, inglés y mixteco.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses