-

El software libre carece de protección legal en México

Ciudad de México.-El software libre es aquel que respeta la libertad y la comunidad de los usuarios. Esta es la definición más simple que le da a este término su creador y principal promotor, Richard Stallman, quien desarrolló el sistema operativo GNU/Linux y quien es considerado el padre del Movimiento del Software Libre, que, en México, no cuenta con mecanismos legales de protección o defensa. 

“Cuando los usuarios tienen el control de los programas que usan, entonces estos programas respetan su libertad y su comunidad, y es software libre”, dijo Stallman durante su presentación en Talent Land 2018, que se llevó a cabo del 2 al 6 de abril en Expo Guadalajara, en la capital jalisciense.

La ejecución, estudio y modificación de un programa de cómputo abarca sólo dos de las libertades definidas por Stallman para que este pueda considerarse software libre. A estas debe añadirse la libertad de hacer copias exactas del programa original y la de hacer copias del programa modificado, esto con el fin de crear un esquema de colaboración y comunidad. 

Por el contrario, el software privativo es aquel que restringe alguna de las libertades definidas por Stallman para impedir que otros miembros de una comunidad puedan copiar, modificar e, incluso, ejecutar un programa de cómputo sin el permiso de su creador, lo que de acuerdo con el padre del Movimiento del Software Libre hace que un programa se convierta en un instrumento de ejercicio del poder del propietario hacia los usuarios.

Cualquier código de un programa de cómputo puede ser distribuido como software libre o como software privativo y, a su vez, puede intercambiarse de forma gratuita o mediante una retribución económica, ya que su conceptualización no tiene que ver con el código del programa en sí o con la forma en la que se vende o distribuye de forma gratuita, sino con las libertades que se otorgan en la distribución del programa.

Es por esto que, para garantizar que un software libre lo siga siendo, es necesaria una licencia que garantice que quien desee distribuir este tipo de software lo haga bajo las condiciones que garanticen a los demás usuarios las cuatro libertades fundamentales del software libre.   

EL SOFTWARE LIBRE NO TIENE CABIDA EN LA LEGISLACIÓN MEXICANA

Como puede verse, Stallman no reniega del derecho moral de autor dentro de su concepción del software libre. La misma atribución del sistema operativo GNU/Linux a Linus Torvalds es un tema sensible para su creador, a tal grado que insta a los medios de comunicación que hablan sobre él a llamarlo explícitamente GNU/Linux y a atribuir su autoría conjunta.  

El problema de Stallman está más relacionado con los derechos patrimoniales y con la imposibilidad que estos suponen para otorgar las cuatro libertades fundamentales del software libre: ejecución, modificación, reproducción y distribución. 

“El derecho de autor dura un periodo absurdo, es pura locura, y el peor caso es el de México, ya que el derecho de autor dura 100 años después de la muerte del autor. Es una ley que hace falta cambiar”, dijo Stallman.

Efectivamente, la regulación mexicana protege los derechos patrimoniales de autor por 100 años a partir de la muerte de este, algo que en el caso del software se vuelve aún más problemático, debido a que la mayoría de los programas de cómputo no son creados por un individuo sino por un grupo, lo que hace que los derechos queden protegidos durante 100 años después de la muerte del último de los integrantes de dicho grupo.

“Yo puedo tener la propiedad de un coche y decido si se lo rento o se lo presto a alguien. Como autor puedo decidir ingresar en un modelo de licencias libres o en un modelo de derecho de autor”, dijo Cynthia Solís, en entrevista con El Economista, después de su presentación durante Talent Land 2018.

De acuerdo con la socia del despacho jurídico Lex Informática, especializado en tecnologías de la información, un factor que puede afectar la distribución de software libre es que el Instituto Nacional de Derechos de Autor (Indautor) requiere un contrato o un instrumento jurídico que acredite que un individuo, un grupo de personas o una empresa tiene los derechos de ese programa en particular y las licencias de software libre, como la GPL, no son consideradas por este instituto como un instrumento válido.

 

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses