-

Vivir en el miedo

.-El gobernador se sacude de oportunistas

(DE REFILÒN: siguen los sacudimientos en la zona del Istmo y en ocasiones en la ciudad de Oaxaca y otras entidades. Ya uno no sabe si tiembla la tierra o temblamos de los nervios)

LA DESGRACIA  aún sigue  en la región del Istmo con poco más de dos millones de habitantes de los 41 municipios y otras agencias municipales. Casas recién construidas y las de muchos años han caído en forma estrepitosa. Otras siguen desplomándose. En Juchitán, siguen derrumbándose clínicas y bardas, localizándose con dolor a personas muertas bajo los escombros, sobre todo niños

Hubo actos dramáticos en Ixtaltepec, población semi destruida donde poco más de 20 muertes por el infortunio, velan los cadáveres y en procesión los llevan al camposanto. Un padre de familia murió aplastado por la techumbre de su casa abrazando a su pequeño hijo de 7 años localizado bajo el cuerpo del hombre campesino.

En Unión Hidalgo un hombre salvó a sus tres hijos y esposa, y cuando regresaba por su anciana madre la casa se desplomó sobre los dos.

No hay descripción más terrorífica, si acaso como la masacre de los pueblos en la segunda guerra mundial que se comparen. Es el ruido ensordecedor que anuncia el rompimiento de las placas tectónicas, que según opiniones diversas aún toman su lugar, pero los pedazos al esparcirse bajo la tierra, chocan o rozan con otras placas

Cuando sopla un fuerte viento de muerte, detrás viene otro sacudimiento. Esto produce los movimientos terrestres

VIVIR en y con el miedo es una nueva cultura que se adquieres en estos avatares sin fin. Nadie puede atreverse a decir que ello provoca bienestar o alegría. El miedo está presente todos los días y por las noches en que la gente duerme a campo traviesa

EL OPORTUNISMO de algunos desgraciados criminales diputados y senadores era un insulto para la comunidad. Hacían como que repartían  víveres pasándose unos a otras cajas con botellas, pero se tomaban la foto. Y sonreían en grupo ante las cámaras de televisión, incluso Eviel Pérez Magaña, hacía como que cargaba bultos de galletas.

EL GOBERNADOR hizo su aparición desde el primer momento de la tragedia pero respetando la jerarquía a dos o tres pasos atrás del presidente Peña Nieto, por eso cuando se dio cuenta que los vivales diputadetes y senardocetes atrás de él aparecían con la cara compungida, “robando cámara”, sin hacer nada, con las manos vacías y brazos caídos, ordenó que se quitarán de atrás, “la bola de oportunistas”, grito una mujer al jefe del ejecutivo, “que solamente pasaron de casa en casa cuando requerían del voto electoral; pero ahora no se les ve, señor gobernador:¡ ayúdenos por amor de dios!, no nos abandonen nos quedamos sin casa, pero eso es lo de menos hay hambre, no hemos comido. Mire ahí a los niños. Le agarró de las manos una mujer en sillas de ruedas ante la cara demudada de Alejandro Murat

POCOS son los funcionarios que auxilian al gobernador. Llegan las despensas de alimentos del gobierno federal que entrega el ejército directamente evadiendo a los oportunistas advenedizos vividores, que ahí merodeaban como Jorge Toledo, Eviel Pérez, Donovan Rito, Samuel Gurrión. Como aves de rapiña

LOS PRESIDENTES municipales se declararon ineptos y su expresión llegó a la imbecilidad, como el caso del presidente de la ciudad y Puerto de Salina Cruz, el llamado Jorge “coco león” quien de plano dijo en una entrevista de la televisora de la ciudad, que le hizo María “Pujidos” Cone Baygorria: “No estábamos preparados”. Y los edificios federales no son cosa nuestra. El de la jurisprudencia federal y escuelas como la antiquísima “Obrero Mundial”.

DEMOSTRARON su ineptitud y falta de capacidad para organizar a la sociedad civil

EN ESTOS casos cualquier persona del pueblo sabe que deberían organizar comités de ayuda en todos los barrios, en las colonias y que ellas fueran enlace con las autoridades estatales y federales, levantando un censo de las casas afectadas y otras caídas con muertos y enfermos. Pero sus palabras llenas de incendiarios discursos políticos demagógicos en campaña electoral, quedaron apagadas.

MÀS de un millón de personas fueron afectadas. Centenares de muerto que siguen apareciendo bajo los escombros. Faltan maquinarias y grupos de ingeniería civil, cuyo organismo estatal brilla por su ausencia.

LLEGAN víveres de los hermanos oaxaqueños. Solidaridad de verdaderos amigos y no trásfugas que se olvidan del dolor ajeno.

EL PUEBLO echo fuera a ineptos alcaldes y oportunistas legisladores.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses