-

70 niños discapacitados

.-En la colonia Jordán de Tehuantepec

(DE REFILON: Paralizada la Secretaría de Salud, Juan Díaz Pimentel debe renunciar para tranquilidad del estado. El maniqueísmo fue para sacarlo de la jugada como senador).

70 niños discapacitados en la colonia agraria Jordán, a escaso dos kilómetros de la ciudad de Tehuantepec, son víctimas de la inoperancia para enfrentar la crisis económica y de medicamentos. Y organizar brigadas médicas,  para los pobladores.

Un grupo de damas altruistas y sacerdotes de la región se han dedicado a buscar el apoyo de todos los sectores sociales para llevarles medicinas y atención médica a los niños que nacieron con múltiples anormalidades, que muchos consideran que ello se debe a las toxinas y quizá el agua contaminada de los pozos friáticos y alimentos transgénicos.

Hasta hoy nos enteramos de este hecho trágico, porque ni las autoridades municipales ni de salud pública han sido enteradas o se hacen como que saben y evaden sus responsabilidades.

Frente a estos hechos, se aúna el problema de los trabajadores de la Secretaría de Salud de Oaxaca, quienes fueron violentados en sus derechos, incluso cuando aún no tomaba posesión del cargo como titular el odontólogo Juan Díaz Pimentel.

Sin conocer de fondo los problemas internos debido al saqueo que hizo lña gavilla de Germán Tenorio, alegre con el apoyo del gobernador Celestino Alonso, que no es médico ni enfermero, se encontró con una bomba pronto a estallar, por la falta de recursos Y así aprovechando las renuncias que dan con motivo de los aspirantes a puestos de elección popular, escapó por la puerta falsa, bajo el tenor de “el que venga que lo componga”.

JUAN Díaz Pimentel que ha servido a varios gobernadores como puente de enlace con los grupos de chantajistas, a quienes la primera vez que empezó la corrupción fue cuando siendo gobernador Heladio Ramírez, iba y convencía a los grupos mediante jugosas sumas económicas.

Y sin duda que fue el ariete del gobierno que dividió empresas periodísticas, persiguieron a sus críticos y empezó la alianza festiva con la sección 22 que recibieron 400 millones de pesos al mes, para no alterar el orden social. Hasta que comenzó la arrebatinga cuando Ulises Ruiz, como gobernador cortó de tajo el subsidio y cuando pretendió enfrentarse al magisterio, Vicente Fox, quien le prometió movilizar en su apoyo en ejército lo dejó solo.

De ahí  devino la violencia, aunque ahora al parecer se sigue con la línea de concederle beneficios económicos a la disidencia.

Desde la toma de posesión del gobernador desde un año atrás, todo sigue estático. No hay obras sobresalientes. El estado está paralizado, porque además del desfondo que dejó Gabino Cué, las participaciones a las diferentes dependencias se desvían y tal cual sucede siempre en los procesos electorales, “los oaxaqueños se caen cadáver con su cuota”…claro, sin saberlo, como los ex gobernadores que utilizaron los recursos de sus estados para pagar la campaña de Peña Nieto.

Juan Díaz Pimentel, fue víctima de la perversidad a la que está acostumbrado, porque sin problemas como delegado del IMSS Oaxaca, aspiraba a su sueño dorado por una senaduría, de ahí se abría el camino y su destino para gobernador.

PERO le jugaron la mala, y aunque ya es más que bailado, lo pusieron a bailar prometiéndole las perlas de la virgen las mentes diabólicas de los que mueven la politiquería.

Le pusieron la cruz encima, y con todo el poder de: “tú llegas pones orden y corres a todos los que sean necesarios” Y de ahí crecerá tu fama.

Pero antes de tomar posesión puso el acelerador contra los trabajadores que están bajo contrato y los cesó.

Los trabajadores sindicalizados, se irritaron porque se actuó con prepotencia  y autoritarismo, si saber Díaz Pimentel lo que hacía.

DE ahí devino el paro, que sigue creciendo y pronto tomarán dependencias y bloquearán carreteras.

Tienen pláticas con dirigentes de otros sindicatos y grupos sociales, para realizar un paro estatal.

Tan fácil como que Juan Díaz, hiciera un análisis de la problemática y renunciara al cargo que lo ha “tatemado”, no se da cuenta que “ahí lo pusieron” para que no se interpusiera en la búsqueda de una senaduría.

Pero ahora es la suya, para exigir: “renuncio carajo, pero denme la senaduría”, su presencia en la SSO es la espada de Damocles en la cabeza del gobierno.

 El paro sigue, derivado de la falta de pago a 15 mil trabajadores sindicalizados, integrantes de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA).

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses