Caballo de Troya

  • Escrito por Pedro PIÑÓN
  • Publicado en Metrópoli

.-En el PRI, se opuso “la vieja guardia”

Cualquier semejanza con  personajes de la política es mera coincidencia. Lo que nos llama la atención después de tantos años de buscar la razón de tanta ingenuidad de los troyanos, es la pregunta: ¿acaso no se dieron cuenta del ruido para construir el caballo de madera de los pinos los espartanos?

¿Cómo le hicieron para amontonarse en la panza del caballo miles de soldados con espadas y lanzas, para no clavárselas y luego hacer del uno y del dos  o bañarse?. ¿Llevaban papel?. Acaso ¿retretes?

EXISTE la sospecha que Homero uno de los grandes escritores y filósofos que escribió la historia, se puso hasta las manitas con pulque y le puso más de su cosecha al cuento que a la realidad.

La similitud con la vida política nacional es la misma operación “caballo de Troya” que utilizan los partidos para penetrar con personajes.

Homero en su obra La Odisea, dice que un rey llamado Príamo, era el rey de Troya, una ciudad grande y amurallada. Tenía dos hijos: Paris y Héctor. Paris era famoso por su belleza y Héctor se distinguía por su valor. Uno usaba Rimmel y el otro harina en la cara.

Un día, Paris fue a Esparta donde el rey se llamaba Menelao, para sellar un compromiso de paz, vio a la bella Helena, esposa de Menelao. Se quedó “lelo” por su belleza de Helena no de Menelao y decidió llevársela consigo a Troya. (Primera mentira, porque Helen fue quien le pidió huir porque ya no soportaba a Menelao). Bien briagote el rey bailaba su “menelaito pacá, “menelaito” p´a ya, mientras Paris se llevaba a la Helena a la cama de piedra y le prometió llevarla a Francia…¡Yo soy París ora vas a conocer Francia, mi “pichurrita!”

Cuando Menelao se enteró le dijeron que habían raptado a su esposa (Ella huyó de buena gana), lleno de furia gritó a los reyes de Grecia y declarar la guerra a Troya. Reunieron más de mil naves y soldados zarparon frente a sus murallas y rodearon la ciudad. Como si Enrique Osorio Reza se hubiera adelantado en el PRI, para tomar el poder

Durante el día atacaban y por la noche se iban a dormir para recuperar fuerzas. El más valiente de los troyanos era Héctor, hermano de Paris. El griego más valiente del condado era Aquiles. Los grupos se atacaban y luego huían, iban y venían; sin ningún ganador. La gente estaban hasta la madre de cansados, querían cambiar de aires.

Helena ya era abuela y París casi anciano. La guerra había tardado diez años

Todos decían, maestro “esto es un pinchi fraude electoral &%$?¡!*+&3#”@Hotmail.

Pero Ulises, que llevaba el nombre del ex gobernador de Oaxaca, tenía su talón jodido, era de los necios como Felipe Calderón y no quería retirarse sin ganar tuvo una idea. Siguiendo sus indicaciones, construyeron un enorme caballo y grabaron la frase: «Con la agradecida esperanza de un retorno seguro a casa”(después de nueve años, soñaban en volver a los Pinos, sin duda), “los griegos dedican esta ofrenda a Atenea», y metieron a sus aliados para dar el

asalto al partidote. LOS troyanos-Osorio Reza- creyentes en los dioses del PRI, cayeron en el engaño: ¡Ya ganamos! ¡Ya ganamos!. Confiadotes e ignorantes. Metieron el caballo para ofrendarlo a sus dioses. No sabían que en política no hay amigos y en la guerra por el poder todo se vale.

Los perversos nomás veían los movimientos y simularon que no veían y chiflando, se reunieron en Atlacomulco y dijeron: ora va la nuestra.

 (continuará)

 

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses