-

Hospital de la Niñez en Oaxaca, a 50% de su capacidad

Destacado FOTO: AGENCIAS FOTO: AGENCIAS

Su capacidad es de 60 camas, pero por la falta de isumos, equipo y medicamentos, el Hospital de la Niñez de Oaxaca Dr. Guillermo Zarate Mijangos opera al 50 por ciento. Las áreas de cirugía pediátrica y ambulatoria, así como las de medicina interna y las unidades de cuidados intensivos pediátricos, neonatales y nanotología están sin pacientes.

 El trabajo se concentra en tres áreas donde permanecen internados 38 infantes: 12 en oncología, más 8 ambulatorios que sólo llegan a quimioterapia; 12 en urgencias y 6 en infectología.

En esta última área Daniela, de dos meses, debe ser alimentada con un equipo para infusión de nutrición enteral, pero su padre Eladio Ruiz, originario de San Pedro Totolapam, lo hace con una sonda improvisada que donde se une con el estómago es cubierta con una gasa, mientras del otro extremo el cuerpo de una jeringa sirve de recipiente para verter leche manualmente.

“La técnica no es que venga el papá y este sosteniendo la jeringa y vertiendo la leche, deberíamos contar con un equipo para infusión de nutrición enteral (al interior del paciente)”, explica Ana Lilia Caballero Sánchez, enfermera de Urgencias.

Sus dificultades respiratorias tienen a Daniela en la cuna número 2 del área de infectología, con una campaña cefálica, ese fragmento de una burbuja transparente, de mayor tamaño al que él requiere. No está disponible una que corresponda a sus proporciones.

Desde la semana pasada, los 20 ingresos hospitalarios que se tenían a diario ya no son posibles; ni las 190 consultas externas en los 23 consultorios ni tampoco los 20 servicios de urgencias. Las cirugías están suspendidas.

Necesidades

Camillas de traslados parchadas, monitores para toma de signos vitales con consumibles sin repuesto, 18 bombas de infusión insuficientes para 60 camas cuando debería haber tres por paciente, son ejemplos de una larga lista de carencias que tienen que sortear familiares de los hospitalizados.

Ángela, de 15 años, todavía alcanzó a ingresar a oncología el 4 de julio. A los 5 días fue canalizada a terapia intensiva. Su diagnóstico: leucemia mieloblastica más una pancreatitis que requiere vancomicina de 700 gramos, pero que el hospital carece.

Algo similar ocurre en las farmacias. “No la vendemos en ninguna sucursal; la de 500 gramos no la están surtiendo desde un año” es la respuesta de una empleada farmacéutica en un sondeo telefónico. “Los únicos gramajes disponibles son de 1 o 500 gramos, chéquelo con su médico”, fue la sugerencia en una farmacia especializada.

Los familiares de Ángela no sólo tienen que tratar de conseguir una caja, sino tres o cuatro para completar la dosis. A eso estuvieron a punto de llegar Isabel Hernández González y su esposo Benito González Pérez con la dosis de inmunoglobulina que el Instituto Nacional de Pedriatría refirió debería recibir su hijo en el Hospital de la Niñez de Oaxaca”.

“De allá venimos, de la Ciudad de México, lo llevamos a unos análisis”, dice sentada en una banca de la explanada del nosocomio que desde 1998 se abrió en el municipio de San Bartolo Coyotepec, sus notas médicas amplían la gravedad de la salud del pequeño de dos años que en enero de 2016 recibió un trasplante de médula ósea por inmunodeficiencia combinada severa.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses