Acusan desatención afectados por sismo en Oaxaca

CIUDAD DE MÉXICO 21-Feb-2018 .-Damnificados por el sismo de 7.2 grados del viernes pasado en Jamiltepec, Oaxaca, reprochan que la atención se ha centrado en las víctimas que dejó el desplome del helicóptero del Ejército en el que viajaban el Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, y el Gobernador Alejandro Murat.
La casa de Jesús García quedó prácticamente inhabitable después del sismo, y aunque al municipio han ido autoridades del Ejército, la Sedesol, el DIF estatal y el Gobierno de Oaxaca, ninguna les ha ofrecido ayuda.
"Nada más hicieron un anuncio de que se dejaran los daños como están y luego iban a censar, pero hasta ahorita nadie ha pasado", comentó el estudiante de 24 años.
"Aquí no ha habido atención, al pueblo casi no. Lo único que se vio, fue por el accidente que hubo del helicóptero, ahí nada más fue la atención que hubo. Fuera de ahí, ninguna".
Jesús el es mayor de tres hermanos y una hermana. Los cuatro viven sólo con su padre en la casa de techo de lámina, aunque desde el viernes pasado duermen afuera por los daños que sufrió su casa.
Él calcula que al menos unas 20 viviendas más están en las mismas condiciones.
"Ahorita las personas que fueron a dar a conocer daños sobre vivienda, les dijeron que dejaran todo como estaba para que cuando pasaran a censar vieran de verdad los daños, pero no han pasado", insistió.
Aunque no han recibido alguna opinión técnica especializada, Jesús, quien trabaja siete días a la semana por 100 pesos diarios de 7:00 de la mañana a las 13:00 horas, está seguro que tendrán que tirarla.
"Pero para tumbarla también hay que pagar", lamenta.
El sismo de la tarde del viernes lo agarró en la preparatoria, en el municipio Huaxpaltepec, de donde regresó en la parte trasera de una camioneta junto con otro alumno y un profesor.
Sin embargo, pasaron por una zona donde se habían caído unos cajones de apiarios, por lo que las abejas alborotadas los atacaron.
Como en la carretera había piedras por deslaves, la camioneta circulaba lento, así que decidieron correr para alejarse de las abejas. Así anduvieron durante unos 600 metros hasta que la camioneta los alcanzó de nuevo.
Jesús calcula que le picaron 50 abejas en la cabeza, las orejas, el cuello y las manos.
Cuenta que en el hospital de Jamiltepec los pacientes eran atendidos en el exterior por temor a réplicas del sismo, por lo que sólo le aplicaron una inyección y regresó hacia las 20:00 horas a su casa.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses