-

Elección más violenta en México; 110 políticos han sido asesinados

La violencia contra los presidentes y expresidentes municipales, se disparó en 2008, después del comienzo de la guerra contra el narcotráfico. / AGENCIAS La violencia contra los presidentes y expresidentes municipales, se disparó en 2008, después del comienzo de la guerra contra el narcotráfico. / AGENCIAS

Oaxaca de Juárez, Oax.- En lo que va del proceso electoral 2017-2018, 110 políticos han sido asesinados, entre ellos 41 candidatos o precandidatos; 114 más han sido víctimas de amenazas, 47 han sufrido atentados familiares y 40 agresiones físicas, según datos de Etellekt Consultores divulgados por Integralia.

El informe, con corte al dos de junio, precisa que 24 víctimas sufrieron agresiones con arma de fuego, 22 asaltos con violencia y 14 secuestros.  

Los números anteriores no contemplan el asesinato de la candidata del PRI a concejal por Juchitán de Zaragoza, Pamela Terán, y dos acompañantes, ocurrido el pasado dos de junio; tampoco los de la candidata del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a diputada por el distrito local de Huauchinango, Juana lrais Maldonado, y de la regidora por el mismo municipio, Erika Cázares, registrados el mismo día.

Entre enero y junio, agrega, la tasa de alcaldes asesinados fue de 1.22 por cada mil munícipes, al tiempo que el índice de homicidios dolosos entre la sociedad civil fue de .88 por cada mil ciudadanos.

La violencia contra los presidentes y expresidentes municipales, apunta el estudio, se disparó en 2008, después del comienzo de la guerra contra el narcotráfico emprendida por  el entonces presidente panista Felipe Calderón Hinojosa.

En 2006 y 2007, la tasa de homicidios por cada mil ediles fue de .41; en 2008 creció a 2.44; en 2009 pasó a 2.85 y en 2010 llegó a su tope histórico: 6.51.

“En 2010, el año más letal para ser presidente municipal la tasa de alcaldes asesinados fue 36 veces mayor que la tasa de homicidios dolosos”, apunta el estudio.

En 2011 la cifra regresó a 2.85; en 2012 se ubicó en 2.04, pero en 2013 volvió a incrementarse a 4.48. En 2014 el índice se colocó en 2.85; en 2015 en 1.22;  en 2016 en 2.85 y en 2017 en 4.88.

Otra medición

Otra medición citada por Integralia Consultores, ésta de la Asociación de Autoridades Locales de México, con corte al 16 de abril de 2018, señala que durante el actual proceso electoral, que terminará con los comicios del primero de julio, han sido asesinados ocho alcaldes, cuatro exalcaldes, cuatro regidores, un alcalde electo, una presidenta del DIF y un alcalde con licencia.

Según esas cifras, la mayor cantidad de incidencias se reportaron en Puebla y Veracruz, con tres casos en cada entidad, seguidos de Guerrero, Hidalgo y Jalisco, con dos cada uno, y Michoacán,  Colima, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Tamaulipas y Guanajuato, con uno.

Detalla que ocho de las autoridades eran del PRI, cinco del PRD, dos de Movimiento Ciudadano y una del Panal, mismo número que el PAN, Antorcha Campesina, Partido Verde Ecologista y Partido del Trabajo. También fue contabilizada una víctima del sistema de usos y costumbres.

Antecedentes locales

Sin embargo, aquellos números no concuerdan con la realidad que se ha vivido, al menos, en Oaxaca, donde seis autoridades municipales –cinco exalcaldes y una concejal con licencia— han sido muertos únicamente entre febrero y junio de 2018.

El pasado dos de febrero, diversos medios reportaron el asesinato a balazos del exedil de San Miguel del Puerto, en la región de la Costa, Teodoro Ortiz Barragán.

Posteriormente, la mañana del 15 de febrero fue ultimado el exalcalde de Ejutla de Crespo, Francisco Hernández.

El hombre, que gobernó de 1996 a 1998, fue atacado en un parque público de su comunidad por un sujeto que le disparó en al menos tres ocasiones.

Durante la madrugada del mismo día, un grupo armado asesinó al padre, tres hermanos y uno de los hijos del actual munícipe de San Juan Lachigalla, en Ejutla de Crespo, Rafael Melchor Ruiz.

El ataque fue perpetrado cuando se realizaba un baile con motivo del Día del Amor y la Amistad.

El tres de marzo, el expresidente municipal de la población de Santiago Texcalzingo, Teotitlán de Flores Magón, Saturnino Morales Pérez, de 65 años de edad, fue asesinado.

Diez días después, Wilfrido Sánchez Cruz, exedil de Santa Cruz Amilpas y líder de la Sección 198 de la CTM en Oaxaca, fue ejecutado  en inmediaciones de la Macro Plaza, una zona comercial ubicada en el municipio de Santa Lucía del Camino, en la zona metropolitana de la capital.

El 20 de marzo, en el interior de las oficinas del Partido del Trabajo en Loma Bonita, en la región de la Cuenca del Papaloapan, hombres desconocidos dispararon y asesinaron a Nefer Silva Melo, quien se desempeñaba como asistente de aquel instituto político.

El cinco de mayo, el cadáver del exalcalde de San Gabriel Mixtepec, José Ramírez Ramírez, fue encontrado en un terreno baldío del municipio de Zaachila.

Los restos fueron hallados seis días después de que se reportara la desaparición del exfuncionario.

El 17 de mayo, el dirigente del Partido del Trabajo (PT) en Tehuantepec, Hernán de Mata Quinta, fue asesinado con disparos de arma de fuego, mientras participaba en la conmemoración del Día de las Madres.

Los hechos ocurrieron en la Cuarta Sección de aquella municipalidad, localizada en la región del Istmo.

Y la madrugada del dos de junio, la candidata a concejal por el PRI, Pamela Terán Pineda, y dos acompañantes fueron ejecutados a tiros en el municipio de Juchitán de Zaragoza, en la región del Istmo de Tehuantepec.

Pamela Terán era hija de Juan Terán Regalado, presunto líder de un grupo del crimen organizado que opera en aquella zona del estado y quien permanece preso desde abril de 2017.

De acuerdo con reportes de la Secretaría de Seguridad Pública, el asesinato de la mujer, y de dos personas más que la acompañaban, ocurrió alrededor de las 3:00 horas, luego de salir del Bar Jardín, un establecimiento que se caracteriza como punto de reunión de la clase política de aquella población.

Las otras dos víctimas mortales fueron identificadas como Adelfo Guerra Jiménez, primo de Pamela Terán, y la comunicadora María del Sol Cruz Jarquín, quien se desempeñaba como fotógrafa y era hija de la periodista y Premio Nacional de Periodismo, Soledad Jarquín Édgar.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses