-

Descartan perdón para delitos graves

Alfonso Durazo (al micrófono), propuesto por el Presidente electo como Secretario de Seguridad Pública, afirmó que el perdón forma parte del proceso de paz de la víctima, que también merece reparación del daño y acceso a la verdad. /  Agencia Reforma  Alfonso Durazo (al micrófono), propuesto por el Presidente electo como Secretario de Seguridad Pública, afirmó que el perdón forma parte del proceso de paz de la víctima, que también merece reparación del daño y acceso a la verdad. / Agencia Reforma

Torreón, Coahuila.-Al hablar de "perdón", la Administración de Andrés Manuel López Obrador no pretende exonerar a homicidas y culpables de delitos graves, en cuyos casos promete justicia.

Alfonso Durazo, propuesto por el Presidente electo como Secretario de Seguridad Pública, afirmó que el perdón forma parte del proceso de paz de la víctima, que también merece reparación del daño y acceso a la verdad.

"El perdón es un proceso personalísimo que tiene que ver con la paz interior de las personas, de las víctimas, para poder sanar y seguir adelante con sus vidas, pero sin olvidar lo ocurrido y sobre todo con la certeza de que ese eventual perdón no se va a traducir jamás en un acto de impunidad por parte del Estado mexicano", aseguró.

Ante ciudadanos, religiosos y familiares de desaparecidos, afirmó que la ONU prevé procesos de amnistía y exoneración, pero no a los responsables de delitos graves.

Entre la lista están delitos como genocidio, desaparición forzada, ejecuciones sumarias, masacres, tortura sistemática, violaciones graves a los derechos humanos, feminicidios, trata de personas y tráfico de migrantes.

"En delitos no graves, donde no haya mediado violencia o ferocidad, como grupos sociales vulnerados, como campesinos que siembran sus productos ilícitos y niños y jóvenes reclutados o secuestrados que han sido victimizados por el crimen organizado, en sus lugares de origen, por lo que merecen la oportunidad de ser indultados", aclaró.

Durazo aseguró que gran parte del problema de inseguridad tiene su origen en la corrupción que permea lo mismo entre altos funcionarios, que entre policías.

A nombre de las víctimas y sus familiares, Silvia Ortiz de Sánchez Viesca pidió al próximo Secretario no simular investigaciones y darles justicia antes de pedirles perdonar.

"Han pasado tres sexenios y no ha pasado nada, desafortunadamente este problema creció", dijo la madre de Fanny Sánchez Viesca, desaparecida en 2004.

"Las víctimas de este país estamos cansadas de la simulación, de la falta de resultados reales, de justicia y memoria".

 

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses