Mayo 24, 2019

CIUDAD DE MÉXICO.- En una jornada de fuertes altibajos, el peso mexicano quedó al final de la jornada en terreno negativo, todavía con el 'influjo' de la rebaja de Fitch a la nota Pemex, aunque que se vio suavizado por la postura de la Reserva Federal de Estados Unidos de detener nuevos aumentos en tasas.

 

El Banco de México informó que el dólar interbancario cerró en 19.1290 unidades. En el día, el peso retrocedió 8.25 centavos, equivalente a 0.43 por ciento.

 

En ventanilla bancaria el billete verde se vende en 19.40 pesos, cifra igual a la registrada el miércoles como cierre por Citibanamex de 19.40 unidades.

 

El tipo de cambio del peso con el dólar tocó este jueves un máximo en 19.1636 unidades, mientras que el mínimo se reportó en 18.9751 unidades, en el mercado de mayoreo.

 

La moneda mexicana lleva dos días en terreno negativo, acumulando una depreciación de 0.67 por ciento.

 

En tanto que su balance en enero fue positivo, al recuperarse 2.73 por ciento. Con este resultado y el de diciembre, se acumuló una ganancia de 6.47 por ciento en los dos meses de Gobierno de López Obrador.

 

La debilidad observada en el billete verde en los dos últimos meses y la mejoría en la confianza en torno al nuevo gobierno en México, aunque no exenta de altibajos, han determinado el comportamiento positivo del peso en lo general en los últimos dos meses.

 

En la jornada del jueves, el peso estuvo sometido a presión de baja, debido a una renovada fortaleza del dólar y al débil desempeño en el mercado petrolero.

 

El índice que mide el desempeño del billete verde frente a una canasta de diez divisas gana 0.05 por ciento.

 

Al inicio de la sesión, la moneda mexicana encontró algo de apoyo en el anuncio realizado ayer de la agencia Moody´s de esperar para tomar una decisión en torno a la calificación de la petrolera mexicana.

 

La postura de Moody´s contrasta con la de de Fitch. Esta última, bajó la calificación crediticia de Pemex a 'BBB-' desde 'BBB+' y dejar su perspectiva en negativa.

 

Por otra parte, las delegaciones de las dos principales economías del mundo mantienen conversaciones por segundo día que buscan aliviar una guerra comercial de seis meses.

 

El presidente Donald Trump expresó optimismo en que se pueda forjar un acuerdo comercial con China, pero dijo que sería inaceptable un pacto que no abra ampliamente los mercados chinos a la industria y a la agricultura de su país.

 

Trump afirmó que no sellará un acuerdo final hasta que se reúna con el presidente chino, Xi Jinping, en el futuro cercano.

 

En otro frente, el mercado petrolero revertía las ganancias iniciales, lo cual contribuye a la venta del peso mexicano.

 

El precio del crudo tipo West Texas cae 0.79 por ciento a 53.80 dólares por barril, mientras que el tipo Brent pierde 1.04 por ciento a 60.9o dólares.

 

El tipo de cambio presenta un soporte en 18.88 unidades en el mercado de mayoreo. En tanto que la resistencia se ubica en 19.25 unidades.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, aclaró este miércoles que existe una denuncia no ratificada contra Carlos Romero Deschamsps, líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

 

"Ya se hizo la investigación en todas las denuncias, solo en una se le acusa (a Carlos Romero Deschamps) de participar en robo de combustible y la denuncia no ha sido ratificada", dijo en conferencia de prensa.

 

El mandatario señaló el lunes que la Secretaría de Gobernación había solicitado a la Fiscalía General de la República información sobre la participación de Deschamps en el robo de combustible.

 

“Se acuerdan que surgió el tema, pero vamos a ver qué pasa en el proceso legal, judicial. Vamos a ver si existen estas denuncias y aquí lo vamos a informar”, señaló.

 

A principios de mes, el mandatario subrayó que el Gobierno no tenía conocimiento de ninguna demanda contra Deschamps.

 

López Obrador indicó que se solicitó más información a la FGR y que se está esperando a que la demanda sea ratificada.

 

"Están esperando que se ratifique la demanda en donde sí se acusa a Deschamps de robo o de presunta participación en el robo de combustible, pero se tiene que ratificar y presentar pruebas", subrayó.

Las reservas internacionales del país reportaron una disminución de 52 millones de dólares durante la última semana de octubre, lo que ubicó a su saldo semanal en un monto de 173 mil 582 millones de dólares, informó este martes el Banco de México.

El Banco Central mexicano, presidido por el gobernador Alejandro Díaz de León, comentó que la reducción de las reservas internacionales fue resultado del cambio en la valuación de los activos internacionales del Banxico.

 

De manera desagregada, se observó que la caída de las reservas internacionales se derivó de una disminución en los flujos del Gobierno Federal (43 millones de dólares) y del rubro denominado ‘otros’, mismo que incluye el cambio en la valuación de los activos internacionales y otras operaciones, equivalentes a una contracción de 112 millones de dólares.

 

A su vez, Petróleos Mexicanos (Pemex) compensó la caída de reservas internacionales al reportar una entrada de flujos por 90 millones de dólares.

 

A estos movimientos, se le restan también los pasivos en moneda extranjera a un plazo menor de seis meses, cuyo monto semanal reflejó una pérdida de 13 millones de dólares, dando como resultado final la contracción semanal de 52 millones de dólares.

A lo largo de 2018, las reservas internacionales han mostrado un crecimiento acumulado de 781 millones de dólares, respecto al cierre de 2017.

 

Dentro de los principales componentes de las reservas internacionales se encuentran las divisas y el oro que son propiedad del Banxico, pues se encuentran libres de todo gravamen y su disponibilidad no está sujeta a ninguna restricción.

 

El estado de cuenta del Banco Central también reportó que la base monetaria (billetes y monedas en circulación y depósitos bancarios en cuenta corriente) disminuyó en 6 mil 677 millones de pesos, debido a una menor demanda del público.

 

La base monetaria alcanzó un saldo de un billón 499 mil 839 millones de pesos, lo que representó una variación anual de 10.5 por ciento respecto a la misma fecha del año anterior.

 

El Banco Central mexicano precisó que la base monetaria al 30 de octubre de 2018 reflejó un incremento de 142 mil 685 millones de pesos en comparación del mismo periodo del año anterior.

Luego de Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció la compra de cuatro cargamentos de crudo ligero por 1 millón 400,00 barriles, el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador dijo que esto es una muestra de la grave situación que atraviesa la industria petrolera nacional.

“El anuncio de que Pemex contrató la compra de 1 millón 400,000 barriles de petróleo al extranjero es una muestra más del gran fracaso de la política económica neoliberal o neoporfirista de los últimos 30 años”, afirmó el futuro mandatario, mediante su cuenta de Twitter.

Cabe destacar que Petróleos Mexicanos asignó cuatro cargamentos de 350,000 barriles para la importación de crudo ligero tipo Bakken, los cuales serán entregados durante el próximo mes de noviembre. 

Se trató de la primera ocasión en que una empresa estatal -de un país petrolero y exportador de más de 1 millón de barriles diarios en la actualidad- compra crudo al extranjero más allá de situaciones de emergencias ambientales.

Expertos y funcionarios advirtieron del efecto adverso que conllevará el cambio que hizo el pasado viernes la calificadora Fitch a la perspectiva de Pemex, de estable a negativa.

“Cuando se baja la perspectiva afecta los costos del financiamiento, se vuelve más caro para una empresa cuya calificación baja”, alertó Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, quien además subrayó que si se pretende poner fin a las exportaciones de crudo, se desajustarían más las finanzas de la petrolera.

“Puede afectar el balance financiero de Pemex, porque una parte importante de su deuda y del servicio que paga por esa deuda está en dólares. Si dejan de percibir los dólares de la exportación de crudo se genera un desajuste financiero al interior de la empresa”, agregó.

Otra consecuencia que traería el cambio en la perspectiva es que la petrolera nacional tendrá que pagar más intereses por su deuda en el extranjero, aseguraron analistas consultados por El Financiero.

Arturo Carranza, asesor de energía del Instituto Nacional de la Administración Pública, dijo que la modificación “tendrá un impacto al momento que la empresa busque financiarse en los mercados”.

Explicó que no contar con un programa energético claro, que especifique cómo se financiarán todos los proyectos que la nueva administración pretende ejecutar en el sexenio también influyó en la decisión de la calificadora.

“Tanto Fitch, como Moody’s no se sienten muy cómodas con el programa energético de AMLO, sobre todo por el tema de cómo se van a financiar los proyectos de infraestructura; cómo se va a financiar la nueva refinería y cómo van a mantener la estabilidad en los precios de los combustibles”, dijo el experto.

Raymundo Tenorio, académico del Tecnológico de Monterrey, aclaró que el cambio en la perspectiva tendrá efectos sobre la emisión de deuda nueva.

Para Pablo Medina, vicepresidente de Welligence Energy Analytics, el anuncio de Fitch no es sorpresivo, dado que Pemex necesita enfocarse en aumentar su rentabilidad.

“La compañía ha estado a merced de decisiones políticas de corto plazo y eso debe cambiar. El futuro de Pemex depende de reducir ineficiencias y maximizar el valor de sus actividades”, indicó.

Ramses Pech, analista de Caraiva y Asociados, explicó que el cambio en la nota es una muestra de que no están seguros de cuál es el plan y la forma en que sacarán hidrocarburos para pagar las deudas. “Se debe fijar un plan de certidumbre como el incremento de la producción”.

Preocupa incertidumbre

Fitch Ratings modificó la perspectiva de la nota crediticia de Pemex a negativa, desde estable, como reflejo de la incertidumbre sobre la futura estrategia comercial de Pemex y del deterioro de su perfil crediticio independiente.

“Futuros cambios potenciales en la estrategia comercial de Pemex podrían acelerar el debilitamiento de la estructura de capital de la compañía”, señaló en un análisis.

La semana pasada, la agencia de calificación crediticia Moody’s, advirtió en un informe que si el próximo gobierno frena las exportaciones de crudo, habrá efectos negativos para Pemex y el gobierno.

De acuerdo con Fitch, las calificaciones de la petrolera consideran que un escenario de dificultades financieras en Pemex tiene el potencial de interrumpir el suministro de combustibles líquidos para todo el país, lo que podría tener importantes consecuencias sociales y económicas para México.

Además, este escenario tendría implicaciones para el gobierno y otras entidades relacionadas en cuanto a la capacidad del país para obtener financiamiento.

“El perfil de crédito de la compañía puede seguir deteriorándose como resultado de un cambio en la estrategia que aumenta significativamente el gasto de capital en los costos de venta o afecta los precios de realización de las ventas domésticas, especialmente si se trata de un gasto en capital o un aumento del apalancamiento”, explicó en el comunicado.

© 2018 www.encuentroradiotv.com