Mayo 24, 2019

CIUDAD DE MÉXICO.- Petróleos Mexicanos (Pemex) hizo el lanzamiento a nivel nacional de Pemex Aditec, un aditivo que se integra a las nuevas gasolinas Magna y Premium.

El director general de Pemex Transformación Industrial, Carlos Murrieta Cummings, dijo que se trata de un aditivo con tecnología ciento por ciento mexicana.

Este aditivo para nuestras gasolinas brinda máximo desempeño, limpieza activa y protección para el motor”, enfatizó el funcionario ante empresarios del ramo gasolinero reunidos en el Querétaro Centro de Congresos.

Indicó que es un aditivo amigable con el medio ambiente ya que mantiene el motor libre de suciedad hasta en 97 por ciento, lo que permite tener una combustión eficiente y mayor potencia.

Esta innovación tecnológica mexicana representará una ventaja competitiva para la franquicia Pemex, conformada por más de 10 mil estaciones de servicio en todo el país.

Murrieta Cummings explicó también que el nuevo aditivo posee agentes de detergencia, que mantienen las válvulas de admisión e inyectores libres de suciedad.

El aditivo cuenta con antioxidante de prevención que evita los efectos de deterioro de las válvulas, así como un agente antiadhesivo que previene de dichas válvulas se peguen.

Además, posee un solvente que ayuda a mantener la estabilidad de la mezcla con la gasolina a distintas temperaturas, para facilitar su funcionamiento y fluidez dentro del motor.

El funcionario estableció que la promesa de Pemex es estar más en contacto con el cliente final.

El costo de la gasolina no sólo no ha disminuido, en las últimas horas llegó a los 21 pesos el litro en el caso de la premium expendida en Oaxaca. De manera general, los costos promedio en los que se ubican los combustibles están por encima del promedio nacional.

Así, para el 2 de octubre de 2018, el precio máximo de la gasolina en la capital del estado se ubicó en los 19.5 para el caso de la Magna, 21 pesos en la Premium y 20.48 en el Diesel.

A finales de marzo de 2018, la revista Forbes, con base en datos de la Secretaría de Energía (Sener), precisó que de las 11 mil 776 estaciones que hay en México, Pemex había perdido 21 por ciento de participación de mercado ante las nuevas marcas.

Las estaciones de servicio no cambiaron de dueño sino de franquicia. Con la entrada en operación de las dos nuevas marcas hasta el momento no ha ocurrido una “revolución” en los costos.

En este año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estableció el inicio de año con un solo precio máximo durante enero y hasta el 3 de febrero; en las primeras dos semanas del segundo mes del año se dieron dos actualizaciones en el precio, y a partir del sábado 18 de febrero los ajustes al precio se mantuvieron diarios.

El promedio nacional fue de 19.31 para Magna, 20.77 para Premium y 20.33 para Diesel de acuerdo con la app GasolinaMX.

Las alzas han sido constantes. Tan sólo el 29 de junio de 2018, a dos días de las elecciones, el precio del litro de la gasolina rebasó los 20.00 pesos. En aquella fecha el litro de la Magna se ubicó en los 19.18 pesos, el de la Premium en 20.62 pesos y en el caso del Diesel 19.78 pesos en su precio máximo para la capital.

A pesar del ingreso de dos nuevas marcas al mercado de Oaxaca, en esencia, la diferencia del precio es de uno y hasta tres centavos además de que la gasolina sigue siendo la misma, la que distribuye Petróleos Mexicanos (Pemex).

En palabras resumidas, la liberación de la gasolina, que para el caso de Oaxaca ocurrió el 30 de noviembre de 2017, significaba que los precios de los combustibles, ya sea gasolina magna, premium o diesel, no iban a estar determinadas por el gobierno federal, específicamente por la Secretaría de Hacienda, sino más bien por el mercado bajo la ley de la oferta y la demanda.

Petróleos Mexicanos (Pemex) produjo y vendió menos gasolina, pero obtuvo mayores ingresos durante agosto de 2018.

La compañía energética procesó  227,100 barriles diarios de gasolina Magna y Premium, 5% menos comparado con el mismo periodo de 2017, de acuerdo con sus indicadores petroleros. Su volumen de venta totalizó 766,000 barriles diarios de gasolinas, 6.5% menos frente al mismo mes del año pasado.

A pesar de la disminución productiva, la empresa que dirige Carlos Treviño obtuvo 21% más de efectivo por la venta de combustible, es decir, Pemex comercializó 46,037 millones de pesos (mdp); 38,623 millones por concepto de Magna y 7,413 mdp de Premium.

Pemex importó 547,200 barriles diarios de combustibles, 9.1% menos que en agosto de 2017.

El precio de la gasolina regular (magna) está rozando la frontera psicológica de los 20 pesos por cada litro, mientras el precio del petróleo continúa con una buena racha rumbo a los 80 dólares por barril de crudo.

Treviño reveló la semana pasada que Pemex pretende importar petróleo ligero para refinar aproximadamente 100,000 barriles de combustible en la refinería de Salina Cruz. Reuters adelantó que sería la mezcla Light Lousiana Sweet  y se entregaría en la terminal de Pajaritos, Veracruz. Sin embargo, este jueves por la noche la empresa comunicó que declaró desierto dicho contrato pues ninguna empresa pudo cumplir los términos de entrega del crudo de importación.

El equipo de Andrés Manuel López Obrador analiza continuar con la importación de crudo que iniciará Petróleos Mexicanos (Pemex) durante octubre.

“(La importación de crudo) es una cosa interesante porque nuestras refinerías esta diseñadas para procesar crudo ligero. La producción bajó porque nuestro petróleo es muy pesado. Una manera de que te ahorres procesos es importar ese petróleo que necesita poca refinación y lo podemos convertir más rápido en gasolina”, comentó el asesor económico del equipo de transición, Abel Hibert.

Al preguntarle si mantendrán esa visión, el consejero dijo que dependerá de la mezcla que se extraiga.

La mezcla mexicana cerró el pasado 3 de octubre en 77.73 dólares por cada barril, mientras los precios  internacionales del crudo pasan por una racha alcista.

“Hay que analizarlo muy bien y ver lo que están haciendo. Yo creo que Pemex tiene una buena razón para hacerlo dadas las circunstancias del mercado”, mencionó el representante tras su participación en el Foro de Energías Limpias 2018-2032.

La historia de México como importador se remonta al 28 de octubre de 2015, cuando la filial Pemex Comercio Internacional (PMI) recibió una licencia del Departamento de Comercio de Estados Unidos para realizar un intercambio de importación de crudo ligero a cambio de crudos mexicanos pesados.

Carlos Treviño, reveló el pasado 26 de septiembre que comprarán en el extranjero 100,000 barriles de mezcla ligera, principalmente, para la refinería de Salina Cruz que no tiene planta coquizadora. Reuters adelantó que serían 350,000 barriles de crudo Light Louisiana Sweet para ser entregados entre el 20 y 22 de octubre en su terminal de Pajaritos, Veracruz.

También dijo que el gobierno de López Obrador continuará con las asociaciones entre la empresa productiva del Estado y las empresas privadas. “Definitivamente, Pemex solo no pudo solo desde el punto de vista financiero y técnico”.

Página 6 de 6
© 2018 www.encuentroradiotv.com