Octubre 22, 2018

Respeto a derechos humanos, de dientes para afuera, acusan

México enfrenta un panorama ambiguo en los niveles de pobreza, pues durante los últimos ocho años la pobreza extrema disminuyó, pero el número de pobres aumentó. / AGENCIAS  México enfrenta un panorama ambiguo en los niveles de pobreza, pues durante los últimos ocho años la pobreza extrema disminuyó, pero el número de pobres aumentó. / AGENCIAS

Oaxaca de Juárez, Oax.- La pobreza continúa siendo en México el principal reto para un ejercicio pleno de los derechos humanos, consideró el Consejero Ciudadano de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Bernardo Rodríguez Alamilla.

Los gobiernos federales y estatales han sido incapaces de combatir esta problemática debido a que sus representantes han hecho una aceptación de los derechos humanos “puramente discursiva”, criticó.

El rezago y la desigualdad, añadió, ponen en entredicho la dignidad y sobrevivencia de las personas, grupos o colectividades que se encuentran en esa situación, además de que los altos niveles de discriminación estructural y exclusión en que se encuentran, hacen ilusoria su participación ciudadana, su acceso a la justicia y el disfrute efectivo de sus garantías universales.

Rodríguez Alamilla señaló que cualquier sociedad que quiera pasar de una aceptación discursiva de los derechos humanos a una de garantía efectiva, necesita resolver el problema de la pobreza, por lo que es imperativo replantear los modelos económicos y las estrategias de cómo se entiende y atiende aquel fenómeno; es decir, pasar de un enfoque determinado únicamente por dimensiones económicas “a uno en el que se asuma la integralidad del ser humano, sus necesidades, capacidades y potencialidades”, apuntó.

De acuerdo con el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), México enfrenta un panorama ambiguo en los niveles de pobreza, pues durante los últimos ocho años la pobreza extrema disminuyó, pero el número de pobres aumentó.

En su informe de Evaluación de Política de Desarrollo Social 2018, el Coneval resaltó que entre 2008 y 2016, la pobreza aumentó en 3.9 millones de personas, al mismo tiempo que 2.9 millones de personas dejaron de estar en situación de pobreza extrema; el último sector, se caracteriza porque, ni haciendo a un lado el resto de sus necesidades --casa, ropa y salud--, no obtiene los ingresos suficientes para alimentarse adecuadamente.

En 2008, en el país había 49.5 millones de personas en situación de pobreza (44.4 por ciento del total de la población), mientras que, en 2016, se registraron 53.4 millones de personas, es decir 43.6 por ciento de la población nacional.

Sobre la pobreza extrema se encontró una disminución en el mismo periodo, al pasar de 11 a 7.6 por ciento de la población, es decir 2.9 millones de personas menos, con un total de 9.4 millones de personas en situación de pobreza extrema.

 

© 2018 www.encuentroradiotv.com