-

Metales cancerígenos en el agua de Oaxaca

La contaminación ha también dañado los mantos freáticos que se ubican en las riberas de los ríos. / AGENCIAS La contaminación ha también dañado los mantos freáticos que se ubican en las riberas de los ríos. / AGENCIAS

Oaxaca de Juárez, Oax.- El cadmio y cromo que contiene el agua de los pozos profundos que abastecen de líquido a la ciudad de Oaxaca de Juárez y 20 municipios conurbados, constituyen un grave riesgo de salud pública, toda vez que de acuerdo con la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, estos metales tienen la más alta peligrosidad, por cuanto contribuyen a la generación de la metástasis, afirmó la diputada Adriana Atristaín Orozco.

Al exhortar al secretario del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable, José Luis Calvo Ziga, y los delegados federales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Comisión del Agua para que diseñen un programa emergente de saneamiento, a fin de detener la grave contaminación de los ríos Atoyac y Salado, señaló que estudios realizados en el río Atoyac también mostraron la presencia de altas concentraciones de organismos patógenos: coliformes fecales, mal olor, alta demanda biológica de oxígeno y aguas muy turbias.

Dijo que por esta razón, la problemática del agua en general debe ser abordada con suma seriedad, responsabilidad y sensibilidad por parte de los funcionarios estatales y federales.

 “Un informe realizado por el Tribunal Latinoamericano del Agua, señala que la alta contaminación del río conlleva múltiples daños y riesgos potenciales, entre ellos la contaminación del acuífero de la ciudad de Oaxaca de Juárez; los estudios revelan que las aguas subterráneas que se extraen de las proximidades del río, rebasan con mucho los niveles de contaminación permisible en agua para consumo humano”.

Dijo que la contaminación ha también dañado los mantos freáticos que se ubican en las riberas de los ríos, donde se ubica las baterías de pozos profundos que abastecen de agua potable a la ciudad capital y municipios conurbados, y que en realidad no son muy profundos, ya que tienen 60 metros de hondura y la precolación de contaminantes ha llegado a abatir estas aguas, en las que se han llegado a encontrar metales como cromo, plomo y mercurio.

La diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), añadió que la misma situación atraviesa el río Salado, que en muy poco tiempo ha llegado a convertirse en otro afluente altamente contaminado.

Atristaín Orozco subrayó que las plantas tratadoras de aguas residuales que se ubican en la zona metropolitana de la ciudad están prácticamente inservibles, por lo que vierten sus aguas negras directamente a ambos afluentes, “por lo que los municipios de la zona deberían tomar el asunto con toda la seriedad debida”.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses