Tratamientos sin cirugía: la revolución en la medicina estética

    Devolver la juventud al rostro es posible, alcanzarlo de manera natural es mucho mejor. Para enfrentar en armonía los cambios que inevitablemente llegan con la edad, la medicina estética ha logrado avances revolucionarios con los inyectables dérmicos y la tecnología de ultrasonido micro focalizado, que ofrecen resultados integrales, seguros y sin cirugía.

    Ambos procedimientos dan la posibilidad de revertir los signos de la edad o cambios secundarios debido a factores intrínsecos, como fumar y beber, o la misma herencia de la piel.

     

    La oferta es amplia para cada paciente de acuerdo con su edad y el objetivo que tenga: una piel luminosa, fresca y sana, así como una mejor proyección de los ángulos faciales. O bien, corregir las líneas de expresión y arrugas alrededor de los ojos, boca y frente hasta los rostros que han perdido su soporte estructural por el paso del tiempo.

     

    Los inyectables son varios y se pueden clasificar respecto a su viscosidad o el volumen, suavidad y firmeza que aportan a la piel, la cual es la principal capa de defensa contra el mundo exterior. Principalmente, son utilizados para reposicionar el volumen y restaurar o corregir daños. El ultrasonido micro focalizado con visualización en tiempo real es un procedimiento seguro, no invasivo y es la alternativa ideal a la cirugía plástica con resultados naturales.

     

    Tratamientos con tecnología superior

    De entre todos los cambios que sufre la piel, los más importantes son la flacidez, la baja de elasticidad y la pérdida de volumen. Con este último, comienzan los surcos, las líneas de expresión y, más notablemente, las arrugas.

    De acuerdo con la doctora Cristina Méndez España, experta en medicina estética y directora general de Eleganta Medical Spa con sede en Tijuana, la ciencia de los inyectables ha revolucionado absolutamente todas las ramas de la medicina que se enfoquen en la belleza o tengan un vínculo con lo cosmético. “Son productos de mayor tecnología, que conllevan aplicaciones más predecibles, con resultados más armónicos y naturales”, explica en entrevista para Forbes México.

    Los cuidados posteriores al uso de inyectables dérmicos son muy sencillos: no manipular el área, no presionar, en caso de inflamación colocar hielo, no ingerir bebidas alcohólicas. Lo único que podría afectar la vida diaria del paciente sería que debe disminuir un poco la actividad física en esos días y evitar la exposición continua al sol a temperaturas altas. 

    Estos son los factores principales en su boom: no requiere descanso, ni días de reposo, lo que lo convierte en un tratamiento viable para muchos pacientes sin la necesidad de pasar por un quirófano. 

    La tecnología superior con la que están compuestos los inyectables y los beneficios rápidos en los pacientes los convierten en una solución integral de belleza. En el mercado, Xeomeen, Belotero y Radiesse destacan ampliamente por su innovación:

     

    1.   Xeomeen. Dentro de todas las toxinas botulínicas Tipo A que existen, esta es la única toxina pura, lo que disminuye la posibilidad de que en su aplicación el usuario genere un anticuerpo (resistencia) a la sustancia.

    Funciona básicamente bloqueando la señal o el neurotransmisor hacia el músculo, por lo que disminuye la contracción muscular y, por ende, disminuye las líneas de expresión secundarias al movimiento muscular. Es considerada una formulación muy estable y con resultados altamente satisfactorios. 

    La aplicación es sencilla y ágil. Los resultados son rápidos y comienzan a verse desde el tercer día. Se extienden durante cuatro a seis meses, según cada paciente. 

     

    2.   Belotero. Es una línea de fillers de ácido hialurónico totalmente compatible con el cuerpo y biodegradable, lo que la convierte en altamente segura. Su gama de productos es muy amplia para atender todas las necesidades de los pacientes.

    La línea es muy versátil y funciona desde hidratar la piel hasta rellenar líneas finas de expresión o dar volumen para levantar zonas específicas en cuello y rostro. El gel de Belotero es muy cohesivo, quiere decir que se mantendrá donde se inyecte por más presión que se aplique. Y su plasticidad permite una integración natural y homogénea en la piel. Por eso los resultados son tan armónicos, integrales y naturales.

     

    3.   Radiesse. La sustancia principal que la compone es hidroxiapatita cálcica, presente en los huesos y dientes, por eso es un componente totalmente compatible y biodegradable en los pacientes. Es decir, el cuerpo no va a reaccionar como si fuera un material extraño y se degrada sin daño alguno con el tiempo. 

    Es evaluado como el mejor estimulador de colágeno de la piel que hay para reestructurar, levantar y mejorar la calidad de la piel. El paciente, además de haberse hecho un tratamiento tipo lifting, por el volumen restaurado, comienza a obtener cambios en su piel. 

    “El volumen te dará firmeza y levantamiento de áreas donde había pérdida; pero, además de eso, la piel cambia y devuelve juventud gracias a la producción de colágeno y elastina que genera”, explica la especialista Cristina España.

    En un producto inyectable, la seguridad, calidad y composición deben ser una prioridad. Xeomeen, Belotero y Radiesse lo tienen, y por ello son consideradas las marcas más seguras, que no ocasionan malformaciones, granulomas o efectos futuros.

     

    Lifting sin cirugía

    Ultherapy es el único equipo con visualización en tiempo real en el mercado que está aprobado por la FDA, la agencia federal del Departamento de Salud de EU, para hacer un lifting o un levantamiento de los tejidos mediante un procedimiento no invasivo, es decir, sin cirugía ni tiempo de inactividad para el paciente. 

    La Dra. Karen Flores Uscanga, dermatóloga y especialista en tratamientos con Ultherapy, explica en entrevista que a través de la aplicación de ultrasonido micro focalizado –la tecnología que utiliza este equipo vanguardista– se profundiza sobre las capas de la piel para estimular la producción de colágeno y elastina. De esta manera, se logra que la piel del cuello, rostro y escote se tense y disminuyan las arrugas y líneas de expresión.

    “Es el único equipo en el mundo que permite ver entre las capas de tejido, en tiempo real. De esta manera, garantiza que el tratamiento sea único porque vamos a depositar el calor que genera el ultrasonido en las capas que requiere el paciente”, detalla.

    Es un tratamiento sin cirugía e individualizado con resultados graduales. Algunos pacientes ven un efecto inicial justo después del procedimiento; sin embargo, los resultados reales aparecen a los 3 meses posteriores, conforme se genera el colágeno nuevo, levantando y reafirmando gradualmente la piel de cara y cuello.

    Es inevitable que el tiempo deje rastro en la piel conforme transcurre la edad. Pero la ciencia ha avanzado más allá para obtener resultados de apariencia natural sin cirugía ni tiempo de inactividad. Acércate a los expertos para obtener mayor información.