La hipoxia silenciosa y cómo se relaciona con la COVID-19

    Escrito por: NATIONAL GEOGRAPHIC Julio 27, 2021 0

    La curiosa presentación de la COVID-19 ha hecho que muchos profesionales sanitarios busquen rutas de tratamiento más eficaces. Muchos sugieren postergar el uso de la ventilación mecánica en pacientes si su estado no es avanzado. En su lugar, recurren a cuidados médicos de apoyo menos invasivos en etapas previas, como el oxígeno suplementario y colocar a los pacientes en posición prona (boca abajo) para mejorar la circulación de oxígeno.

     
    CORONAVIRUS: CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL COVID-19
    Estos son algunos de los síntomas causados por el SARS-CoV-2.

    Levitan afirma que concienciar sobre este síntoma silencioso de la COVID-19 podría ayudar, ya que un paciente podría acudir al hospital en una etapa más temprana de la enfermedad, antes de empeorar y necesitar ventilación mecánica. Levitan afirma que el oxímetro de pulso es un dispositivo simple que se puede tener en casa y que podría ayudar a personas que desarrollan otros síntomas a supervisar la hipoxia silenciosa.

    "No es la panacea. No va a prevenir todas las muertes", afirma. Pero "tenemos que dar esperanzas y más información a la gente para que puedan hacerse una idea de lo que ocurre"

    Una colaboración entre varios centros de salud noruegos y una universidad española está buscando pacientes con COVID-19 para un estudio que usa una serie de biosensores, como la oximetría de pulso, para seguir el estado del paciente de forma remota. Esperan poder detectar a los pacientes en las primeras etapas de la progresión de la enfermedad y reducir la necesidad de que los pacientes con casos leves sigan en centros médicos durante periodos prolongados.

    En general, otros médicos están de acuerdo en que el uso de un oxímetro de pulso en casa es útil para vigilar la progresión de la enfermedad, pero Janssen insiste en que esto debería hacerse previa consulta con un profesional médico. Conforme se propaga el miedo a la COVID-19, le preocupa que los pacientes tengan miedo a entrar en los centros de atención médica y arriesgarse a padecer la enfermedad, lo que limitaría las líneas de comunicación con los médicos y fomentaría el autodiagnóstico.

    Él ofrece un consejo simple: "Si estás enfermo, llama a tu médico".