Dispositivos cardíacos “online” para salvar vidas

    Los marcapasos y desfibriladores automáticos implantables conectados a teléfonos inteligentes son una las diez principales innovaciones médicas de los últimos meses que mejorarán la curación y cambiarán la atención médica en los próximos años, según la Clínica Cleveland (CC).

     

    Este nuevo avance en materia de telemedicina aumenta la conexión entre pacientes y su tratamiento, según este centenario complejo sanitario y centro médico de referencia en Estados Unidos, ubicado en Ohio y que abarca, tanto la atención hospitalaria, como la investigación clínica.

     

    Foto: Medtronic

    Todos los años un distinguido plantel de médicos e investigadores de la CC (https://my.clevelandclinic.org) elige las tecnologías médicas, terapias y medicamentos más innovadores. La conectividad cardiológica ha sido uno de los destacados en este 2021.

    Aunque millones de pacientes tienen marcapasos y desfibriladores implantados quirúrgicamente en sus cuerpos para mantenerlos con vida, la monitorización de estos dispositivos es un asunto crucial y hasta ahora ha sido unilateral, según CC.

    Señala que ahora un marcapasos habilitado para utilizar el sistema inalámbrico Bluetooth y utilizado junto con una aplicación móvil (‘app’), permite a los pacientes trasmitir sus datos cardiológicos a distancia, utilizando su teléfono móvil o tableta electrónica, sin aparatos de monitorización adicionales y aumentar así en los pacientes el compromiso por su salud cardiaca.

    Foto: Medtronic

    TELEMEDICINA CARDÍACA DE ULTIMA GENERACIÓN.

    A través de esa ‘app’, por primera vez los enfermos con marcapasos pueden tener acceso y trasmitir de modo seguro y rápido datos sobre su historial cardiológico, la duración de la batería del dispositivo implantado, el seguimiento de sus constantes vitales y su actividad física.

    Los dispositivos implantables como los marcapasos y los desfibriladores envían impulsos eléctricos a las cámaras del músculo cardíaco para contraerse y bombear sangre al cuerpo. Se utilizan para prevenir o corregir las arritmias, unos latidos cardíacos irregulares, demasiado lentos o demasiado rápidos, explican desde CC.

    Añade que la monitorización remota (a distancia) de estos dispositivos es esencial. Por lo general requiere que los pacientes se conecten a un monitor o consola en su hogar, habitualmente situado al lado de su cama, para transmitir datos a su médico o clínica, según CC.

    Foto: Medtronic

    Aunque millones de pacientes llevan estos dispositivos en sus cuerpos, muchos carecen de un conocimiento básico del dispositivo y de cómo funciona, lo cual repercute en que la adherencia a la monitorización remota esté por debajo de lo deseable, según este centro médico.

    Los marcapasos conectados mediante Bluetooth utilizados junto con una aplicación móvil, pueden solucionar estos problemas, al permitir a los pacientes comprendan mejor los datos de su dispositivo y transmitir esa información a sus médicos.

    La firma estadounidense Medtronic (www.medtronic.com) con sede en Fridley (Minnesota, EEUU) es líder en el desarrollo y fabricación de este tipo de dispositivos.

    Foto: Medtronic

    “Somos uno de los pocos que ofrece una amplia variedad de dispositivos cardíacos implantados compatibles con teléfonos inteligentes”, explica el doctor Rob Kowal, vicepresidente de asuntos médicos y director médico en el negocio de Ritmo Cardíaco e Insuficiencia Cardíaca (CRHF) en Medtronic.

    Según el doctor Kowal, “hay cada vez más evidencias de que la conectividad entre los dispositivos cardíacos y el ‘smartphone’ puede salvar vidas”.

    “Conocemos el caso de un paciente que se sintió mareado mientras cortaba el césped con su teléfono en el bolsillo. Cuando se sentó en el salón de su casa a descansar, recibió una llamada de su clínica. Su dispositivo implantado había alertado a sus proveedores médicos sobre un problema y éstos hicieron planes inmediatos para corregirlo”, apunta.

    LA CONECTIVIDAD, MUY VALIOSA.

    “Con el sistema de monitorización tradicional, esa información hubiera requerido que el paciente estuviera cerca de su monitor de cabecera, lo cual probablemente habría demorado su atención y cuidados médicos”, según Kowal.

    Foto: Medtronic

    Un estudio reciente muestra que los pacientes que utilizan la ‘app’ para dispositivos cardíacos basada en teléfonos inteligentes MyCareLink Heart, tienen más probabilidades de cumplir con su programa de transmisión de datos que si utilizan los monitores de cabecera ‘a pie de cama’.

    Esa investigación muestra que los pacientes que siguen su programa de transmisión de datos pueden tener tasas de supervivencia más altas, menos visitas a la sala de emergencias y estancias hospitalarias más cortas, según Medtronic.

    Este tipo de tecnología es el futuro“, señala el doctor Khaldoun G. Tarakji, director del Centro de Salud Digital en el Instituto del Corazón, Vascular y Torácico de la Clínica Cleveland.

    Tarakji dirigió el ‘Estudio de evaluación de campo BlueSync’ , que analizó el rendimiento de la plataforma MyCareLink Heart y en ese estudio se evaluó una nueva generación de marcapasos equipados con esa tecnología de monitorización remota, que utilizan Bluetooth de baja energía para comunicarse con los dispositivos móviles del paciente.

    Foto: Medronic

    Tarakji destaca que esta tecnología de monitoreo remoto ha resultado ser aún más valiosa durante la pandemia, al permitir a los médicos controlar a los pacientes sin visitas en persona, reduciendo el riesgo de transmisión de la covid 19 y ayudando a preservar el uso de equipo de protección personal (EPP).

    Medtronic tiene una gama de dispositivos cardíacos que utilizan la plataforma y la ‘app’ MyCareLink Heart, incluyendo monitores cardíacos insertables, marcapasos, desfibriladores cardíacos implantables, desfibriladores y marcapasos de terapia de resincronización cardíaca.