Agosto 19, 2019

Los 10 hábitos que están destruyendo tu espalda

ENCUENTRO ENCUENTRO

 

La presidenta de la Federación Mexicana de Quiropráctica Deportiva Mercedes D'Acosta; representante de Latinoamérica ante la Federación Internacional de Quiropráctica Deportiva; certificada con el International Certified Chiropractic Sports Physician; Quiropráctica en los Juegos Mundiales en Polonia 2017. Quiropráctica invitada por el equipo de Handball de Wündsdorf, Brandemburg, Alemania, Mayo 2015, (TW: @quiropracticas // T. 5516 2854 / quiropracticas.com // Fb: /quiroprácticas) estuvo en cabina con Martha Debayle y nos contó todo sobre aquellos hábitos que destruyen la espalda y en el futuro que consecuencias se pueden tener.

Si tienes un dolor de espalda, cuello o alguna molestia y no lo asocias a un accidente, lo más probable es que tus hábitos, usos y costumbres sean los que te estén lastimando.

Esto es una mala noticia para algunos pero también quiere decir que depende de ti el poder ir cambiando cosas y así ir beneficiando a tu columna y a tu salud.

 

10 Hábitos malos que pueden causar daño en tu espalda

1. Ver el celular bajando la mirada para ver la pantalla hacia abajo

Antes se lo conocía como “text neck” y ahora se le conoce como “tech neck”, cada vez que bajas la cabeza, flexionando el cuello, estás poniendo la curvatura del cuello completamente al revés, esto ocasiona que rectifiques o inviertas la curvatura, disminuyas los espacios por donde salen los nervios, generes un daño en discos y degeneración, tensión muscular, dolor de cabeza, adormecimiento de manos y muchos problemas más.

2. Sentarte por más de 30 horas y que no cambies o modifiques tu postura 

¿Cuántos se van desparramando o derritiendo en la silla…? El cuerpo está buscando cambiar de posición porque no hay silla que aguante más de 1 hora a nadie bien sentado, porque no existe un cuerpo que lo pueda hacer.

3. No pararte o moverte de la silla por más de 1 hora

Es primo hermano del anterior, con la diferencia que necesitamos activar todos los sistemas del cuerpo, desde circulatorio, Nervioso, gástrico. Con la tecnología la mente vuela pero el cuerpo cada vez se mueve menos y esto afecta directo a tu salud. No hay nada que compense el estar sentado más que el estar parado o en movimiento.

4. Sentarte en la cama para leer, trabajar en la computadora o simplemente ver la tele.

 Al sentarte en la cama, tienes que subir los pies a la misma e idealmente quedarías sentado con el cuerpo formando un ángulo de 90 grados. En la realidad las pompas tienen que moverse hacia adelante porque el colchón hace que te vayas deslizando hacia abajo, poniendo toda la presión en las articulaciones sacroiliacas, osea sacro y pelvis. Esto es una de las causas de dolor de Nervio ciático.

5. Cargar la bolsa o mochila de un lado

Cuando le ponemos peso de lado al cuerpo y le pedimos que lo cargue, se activa un proceso de compensación en el que nos “enchuecamos” para poder tener equilibrio al cargar. Esto va inclinando tu columna y va generando desviaciones, contracturas musculares y dolores de espalda.

6. Sentarte en la cartera o sentarte sobre una pierna.

Al poner un bulto debajo de una de las nalgas, estás inclinando la forma en que te estás sentando y todo va a tener que enchuecarse para compensar esa posición, ocasionando un desbalance en la posición de las articulaciones, tensión muscular, dolores y falta de circulación.

7. Pararte y sentarte doblando la cintura

Aunque no lo crean esta es una de las posturas que nadie detecta como mala y aumenta los dolores de espalda. Al pararte o sentarte en una silla, no inclines el cuerpo hacia adelante, pon la fuerza en las piernas para hacer una sentadilla y quitarle la tensión a la espalda. Si tienes tensión o dolor de espalda vas a sentir la diferencia pero hay que practicarlo hasta que sea automático.

8. Cuando sientes tensión en alguna zona y buscas estirarla para sentir alivio

Por supuesto el “tronar” una articulación está más que prohibido, pero me refiero a hacer movimientos como para que se relaje o “afloje” esa tensión muscular. Si tienes tensión muscular o una contractura (en general), es porque tu cuerpo está protegiendo una zona suceptible, haciendo una faja o collarín para limitar el movimiento y el riesgo. Lo ideal es buscar posiciones neutrales y no darle guerra, al contrario dejarlo que se vaya relajando, si tu cuerpo siente que aumenta el riesgo, va a aumentar la contractura para defenderse aún más.

9. Sentarse con las rodillas dobladas a 90 grados

Las rodillas aumentan o disminuyen la tensión depende a cuántos grados estén estiradas o flexionadas. Al tenerlas completamente estiradas, generas mucha presión o tensión en ellas al estar en una posición límite dentro de su rango de movimiento. De igual forma si las flexionas a 90 o más grados aumentas la presión y tensión por acercarte al límite del rango de movimiento. Es fácil demostrarlo, dobla las piernas a 90 grados y resbala un poquito los pies hacia adelante, que quede como a 100 o 110 grados. 

10. No dobles la cintura para agacharte y menos para cargar

Este es uno de los hábitos más famosos, créeme por algo es tan famoso. Es sonado que al agacharte para cargar algo doblando la cintura es fácil lastimarte, pero el hábito empieza a lastimar cuando te agachas cada vez sin doblar las rodillas. Le estás enseñando un hábito de movimiento a tu cuerpo y entre más lo haces, más riesgo tienes de tener una crisis fuerte de espalda baja. Si además le pones peso, puedes generar una hernia de disco.

© 2018 www.encuentroradiotv.com