Ley de Ingresos 2020 envía señal conservadora a mercados y calificadoras: expertos

    La Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2020 aprobada por los diputados prácticamente en los términos que envió Hacienda, manda la señal correcta a las calificadoras e inversionistas en cuanto a la conducción de la política fiscal en un sentido “conservador” y responsable para evitar un aumento en la deuda pública, señalaron expertos.

    Los especialistas coincidieron en que sería deseable que el Senado mantuviera sin cambios la minuta de la LIF; en contraste, diputados de oposición cuestionaron que los estimados de ingresos son “súper optimistas” y sobreestima ingresos debido a la vulnerabilidad del crecimiento económico y supuestos en variables petroleras.

    El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó la LIF con un estimado de ingresos para el siguiente ejercicio fiscal por 6 billones 103 mil 839.6 millones de pesos, superior a los 6 billones 103 mil 317.4 millones de pesos que habían sido avalados en la votación en lo general.

    Los ingresos presupuestarios del sector público para 2020 son superiores en más de 6 mil millones de pesos a los propuestos originalmente por la Secretaría de Hacienda, una cantidad que surgió tras las modificaciones que se aprobaron en la Miscelánea Fiscal, Ley Federal de Derecho y las precisiones realizadas a algunos estímulos contenidos en la Ley de Ingresos.

    Los diputados mantuvieron el superávit primario en un nivel de 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), tal y como la Secretaría de Hacienda lo envió en su iniciativa, para evitar que aumente la deuda pública y se logre mantener el nivel de endeudamiento del país a la baja. Tampoco se modificaron variables como precio del petróleo y plataforma de producción.

    El dictamen votado tomó como base la iniciativa remitida por el Ejecutivo federal, por lo que se mantienen variables del Marco Macroeconómico como la estimación de crecimiento económico en el rango del 1.5 al 2.5 por ciento del PIB, un tipo de cambio nominal de 20 pesos por dólar y un precio del barril de petróleo de 49 dólares.

    Como resultado de mantener el superávit primario previsto por Hacienda, también se preserva el estimado para 2020 del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda, el cual se prevé se ubique en 45.6 por ciento como proporción del PIB, prácticamente el mismo nivel estimado para el cierre de 2019, en un nivel de 45.3 por ciento del PIB.

    Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), consideró que la LIF tiene ingresos “conservadores” y refleja que el presidente impuso su idea de no mover nada al Marco Macroeconómico, a fin de mantener a la baja la deuda del país.

    “Pensamos que el único punto que puede ser polémico es el crecimiento de 2 por ciento como punto medio del rango de Hacienda, sin embargo, pensamos que podría haber un rebote técnico porque el gasto público se va a soltar en 2020, pero fuera de eso es un paquete muy conservador y también hicieron la miscelánea, pero no le agregaron ningún ingreso, se actuó de forma prudente porque no se sabe cuánto darían los ajustes”, afirmó el especialista.

    Víctor Gómez, subdirector de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa, indicó que la aprobación de la Ley de Ingresos envía las señales correctas en términos de la conducción de la política fiscal y será interpretada favorablemente por los mercados.

    Indicó que el eje de la discusión estaba en torno al tamaño del superávit primario, que para el Secretario de Hacienda representa el ancla de la política fiscal para esta administración,

    “Es una buena señal de coordinación entre el gobierno federal y su bancada en el Congreso, que se haya respetado el nivel de 0.7 por ciento del PIB, que será importante cumplir para evitar que la deuda como porcentaje del PIB se incremente”, sostuvo Gómez.

    Por su parte, Fernando Galindo, diputado del PRI, criticó que “el crecimiento económico del país para el próximo año es optimista, pero sobre todo hay un súper optimismo del crecimiento de la plataforma petrolera”.

    Tonatiuh Bravo, diputado de Movimiento Ciudadano, apuntó que si bien se habla de una política fiscal responsable, “tenemos problemas en el cálculo de los ingresos para 2020, algunos de sus rubros están sobreestimados y será difícil que se cumpla a cabalidad con lo que se plantea”.