Imprimir esta página

IP advierte sobre daño al fisco por 70 mil mdp

Escrito por: AGENCIAS Noviembre 01, 2019 0
FOTO: AGENCIAS FOTO: AGENCIAS

La legalización de los automóviles usados, conocidos como “chocolate” y que promueve la Ley de Ingresos de la Federación para 2020, impactará a la industria automotriz con una caída en ventas estimada en 43 por ciento hacia el 2021; dañaría la recaudación, y sentaría el mal precedente de legislar para hacer legal lo ilegítimo, de acuerdo con representantes del sector privado.

“La recaudación del IVA se podría caer en alrededor de 50 mil millones de pesos, la del ISAN (Impuesto Sobre Automóviles Nuevos), en otros 20 mil millones y en el ISR, todavía se está analizando”, señaló Guillermo Prieto Treviño, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices (AMDA).

Los cálculos sobre el impacto para la industria automotriz indican que el mercado, adicionalmente al 20 por ciento de caída en las ventas prevista para este 2019, es que caiga otro 30 por ciento a finales del 2021. De tal manera que acumularía una contracción de 43 por ciento respecto a 2018.

En un evento aparte, Gabriel Yorio González, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, afirmó que el Senado podría aprobar la Ley de Ingresos con reservas en el tema de chocolates que podría discutirse después.

“Hay mecanismos en el Congreso que se tienen, o que le puede dar salida a la Ley de Ingresos, por lo que (pese al estimado de recaudación en este renglón), no afecta carátula, ni genera ninguna modificación en el agregado fiscal de los ingresos”, afirmó Yorio en la Bolsa Mexicana de Valores.

Sobre el tema, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dijo que adicionalmente le preocupa la baja inversión pública en infraestructura y el tema de la deducibilidad de intereses para las empresas en la Ley de Ingresos aprobada esta semana.

“Seguimos insistiendo y preocupados por el tema de la deducibilidad de intereses. Nos parece que es algo que no beneficia en nada la estructura fiscal del país, no se van a obtener mayores ingresos fiscales por esa regulación del tope del 30 por ciento en la deducibilidad y afecta definitivamente a aquellas empresas que para iniciar un proyecto de inversión tienen que apalancarse”, señaló Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE.