Se acabaron los intermediarios para la compra de medicamentos: Secretaría de Salud

    Para garantizar el abasto de insumos médicos, la administración federal abandonó la compra de estos a través de empresas intermediarias, las cuales fueron señaladas de causar desabasto en hospitales como el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.

     

    "Los intermediarios perturban las relaciones entre proveedores privados, entre el sector privado, y el sector público como comprador mayoritario de los insumos para la salud", afirmó este martes el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

     

    En el caso del Instituto, las secretarías de Salud y de la Función Pública realizaron una visita al sitio el 6 de febrero, donde hablaron de manera directa con el personal.

     

    "¿Qué encontraron? Que existía falta de medicamentos en el punto de atención, falta de material de curación y otros insumos que son esenciales para la atención médica y quirúrgica", explicó.

     

    El funcionario señaló que este tipo de circunstancias provocan que parte de la población considere que el Gobierno es el responsable del desabastecimiento de ese tipo de materiales, cuando en realidad, esto se debe a las empresas intermediarias.

     

    López-Gatell agregó que el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, al ser un organismo descentralizado, tiene personalidad jurídica propia lo que lo autoriza a realizar contratos por su cuenta para la compra de insumos médicos.

     

    "No por falta de presupuesto (que no haya insumos), el dinero existe y está asignado; no es por indisposición del Gobierno de que tengan los insumos dado que tienen contratos con entidades intermediarias", remarcó.

     

    ¿Cómo funcionaba el sistema de compra por medio de intermediarios?

    El subsecretario de Salud indicó que en el sexenio anterior, cuatro empresas concentraron la distribución de insumos.

     

    Esto lo lograron gracias a que firmaron 'cartas de exclusividad' con los laboratorios fabricantes de medicinas, abundó López-Gatell.

     

    "En México, hay gruesamente alrededor de mil 400 compañías farmacéuticas, diez grandes internacionales, diez grandes nacionales, y todas tenían que ser canalizadas sus ventas a través de intermediarios", detalló.

     

    Además, estas empresas manejaban 'catálogos' de insumos para diferentes instituciones de salud lo que, criticó López-Gatell, provocaba que la calidad de las medicinas no fuera la misma para las personas con seguridad social y las que no tienen este tipo de atención.

     

    Por ello, el Gobierno adquiere los medicamentos de forma directa con los fabricantes de los insumos, dijo el subsecretario de Salud. Además, se abrieron licitaciones abiertas en las que pueden participar proveedores nacionales y internacionales.