El ingreso de los hogares mexicanos se redujo 6% con la crisis Covid-19

    Durante 2020 México y el mundo enfrentaron una de las crisis económicas más fuertes en la historia moderna derivada de la pandemia Covid-19. Los hogares mexicanos resintieron de manera inédita la recesión: el ingreso promedio por vivienda pasó de 53,418 en 2018 a 50,309 pesos trimestrales en 2020, lo que implicó una caída de 5.8% por ciento. 

    En otras palabras, cada hogar en el país dejó de percibir 1,036 pesos cada mes durante el año de crisis más fuerte, de acuerdo con las cifras de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares (ENIGH). 

    Esta caída se dio principalmente por las bajas de empleos y la precarización en el mercado laboral; que representan el ingreso más importante de los hogares mexicanos; 6 de cada 10 pesos que entran a las casas son remuneraciones por trabajo. Estos ingresos cayeron 10.7% durante el 2020.

    La razón por la que los ingresos promedio de los hogares mexicanos no resintieron tanto esta caída fue porque en contraste, las transferencias directas (apoyos gubernamentales, préstamos de familiares o conocidos, remesas, etc.) aumentaron 8.3 por ciento. 

    Durante la presentación de los resultados de la ENIGH 2020, el titular del Inegi, Julio Santaella insistió en resaltar que dicho crecimiento en las transferencias no es suficiente para compensar la caída generalizada de los intensos laborales. 

    Por otra parte, se observa que las brechas en la distribución del ingreso persisten; a pesar de la crisis económica el decil X que concentra a la población más rica del país conserva más del 30% del ingreso corriente total. Mientras que el decil I, los más pobres apenas tienen el 2% de la riqueza de México.