La confianza del consumidor en México registró un avance de 0.8 puntos en su comparación mensual en septiembre, es decir, su mayor avance desde junio, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dados a conocer este lunes, al ubicarse en 43.4 unidades con cifras desestacionalizadas.

    No obstante, sigue siendo este el menor nivel desde febrero de 2020, cuando en dicho mes el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se ubicó en 43.7 unidades.

    En su comparación anual, en este noveno mes el indicador avanzó 7.1 puntos, y con lo que se ligan seis meses de incrementos.

    De manera particular, los cinco componentes que integran el ICC registraron alzas, siendo los más elevados los referentes de la situación económica del país esperada en los próximos doce meses comparada con la situación actual y con lo visto el año pasado, ambas con incrementos de 0.8 puntos, para ubicarse en 50.7 y 38.9 unidades, respectivamente.

    A éstas le sigue el componente que evalúa la expectativa sobre la situación económica de los miembros del hogar dentro de doce meses respecto a la que registran en el momento actual pues se elevó 0.6 puntos en un mes, al ubicarse en 57.5 unidades.

    El componente relativo a la opinión sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos avanzó 0.4 puntos con relación al nivel del mes previo, y se situó en los 23.4 unidades.

    El sector privado muestra un amplio rezago en la inclusión femenina en puestos de alta dirección para la toma de decisiones.

    Un tercio de las empresas que cotizan en el mercado accionario mexicano no tienen mujeres en ese nivel de organización, pues de las 157 empresas públicas, 51 no tienen mujeres en sus consejos de administración y sólo cuatro firmas tienen una directora general, de acuerdo con un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

    En los consejos de administración hay una subrepresentación de mujeres: de 2 mil 500 personas, las mujeres son del 10 por ciento, es decir, por cada 10 integrantes en los consejos hay solo una mujer y solo el 3 por ciento de los consejos están presididos por una mujer.

    En cuanto al poder de decisión, las mujeres como consejeras propietarias en los consejos alcanzan el 9 por ciento, y el 13 por ciento son suplentes.

    Las consejeras independientes alcanzan el 8 por ciento y esta figura es una oportunidad para que más mujeres participen en los consejos.

    El IMCO analizó a 157 empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y en la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) y encontró que 33 empresas no tienen mujeres en sus consejos ni en direcciones relevantes.

    La mayoría de las mujeres se encuentra en el sector industrial (36 por ciento), seguida del sector de materiales y servicios financieros (18 por ciento en cada uno).

    México dista de las mejores prácticas internacionales en el reporte de información de género dentro de las empresas. Mientras que en el país el 10 por ciento de los miembros de los consejos son mujeres, en Colombia la cifra es el 17 por ciento y en Brasil del 12 por ciento, en tanto que en el Reino Unido es del 35 por ciento.

    Existen esfuerzos de las empresas mexicanas para aumentar la representación de mujeres, y el 31 por ciento de las empresas analizadas describieron las políticas más frecuentes: capacitación continua, programas de liderazgo, diversidad en equipos, protocolos de violencia, programas de maternidad y paternidad y equidad salarial.

    “Para que estas políticas sean exitosas tienen que basarse en datos y si este paso no se cumple, no se puede medir y hacer correcciones, impide el autodiagnóstico, dificulta atraer y retener el talento femenino”, dijo la directora de sociedad incluyente del IMCO, Fátima Masse.

    Destacó dos acciones que las empresas pueden hacer, una de corto plazo es reconocer que sí hay expertas y hacer un esfuerzo para atraerlas, y la de largo plazo considera necesario transformar la cultura organizacional, que no se pierda la participación de las mujeres conforme escalan.

    Registrar datos y transparentarlos es el primer paso para cambiar la balanza de la inclusión femenina en puestos de alta dirección, y la recomendación para el sector privado es cumplir con la información de género que se les pide a las emisoras.

    Además, se recomienda hacer un autodiagnóstico de las barreras que enfrentan las mujeres para crecer dentro de las empresas, y participar en plataformas e iniciativas de transparencia de datos para que las organizaciones repliquen mejores prácticas de equidad.

    El sector público también tiene áreas de mejora, como hacer más precisa la redacción de la circular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en la normatividad que obliga a reportar anualmente el sexo de los consejeros, el sexo de directivos relevantes –director general, de finanzas y jurídico–, y si cuentan o no con una política de igualdad de género.

    Podría ampliarse los rubros solicitados para conocer la representación de mujeres en toda la estructura organizacional.

    “No se puede tomar ninguna decisión si no hay datos, conocer las brechas y las condiciones diferenciadas y a partir de ese diagnóstico tomar decisiones más informadas”, apuntó Masse.

    El presupuesto de gasto de inversión en México tiene una contribución negativa al crecimiento económico, debido a que es muy bajo y no genera un efecto de arrastre para la inversión privada, coincidieron economistas.

    José Luis Clavellina Miller, Investigador del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, estimó que para 2021 el gasto público ha participado con el 0.2 por ciento del crecimiento del PIB y la inversión pública con -0.2 por ciento en crecimiento.

    “El aporte de la parte pública al crecimiento es muy pequeño; para dar un verdadero impulso a la economía se requiere elevar la inversión pública, y eso sólo puede hacerse si se eleva la recaudación, ya que de lo contrario se tendría que recurrir a un endeudamiento interno y externo, pero sin una reforma fiscal este endeudamiento puede ser explosivo”, enfatizó.

    Eduardo Loría, coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (CEMPE) de la Facultad de Economía de la UNAM, lamentó que la aportación del gasto de inversión pública al crecimiento sea negativa.

    “Es decir, el gobierno puede invertir, puede gastar, pero eso no genera más crecimiento, por el contrario, le resta al crecimiento económico”, enfatizó.

    “Si la forma en que se gasta contribuye negativamente al crecimiento, entonces estamos en el peor de los mundos, porque que tendría que modificar la estructura de gasto, no en la cantidad de gasto sino en la forma en que se hace, para que estas erogaciones contribuyan al crecimiento y no al decrecimiento”, subrayó.

    Daniela Vianey García Pureco, coordinadora del Departamento de Teoría Económica y Economía Pública Facultad de Economía de la UNAM, destacó que los grandes proyectos de infraestructura sí están teniendo efectos positivos, pero no son sostenibles en el largo plazo, porque no hay un plan que lleve a cierto lugar en términos de infraestructura en 2050.

    La economista detalló que no se puede invertir mucho porque no hay una buena recaudación de impuestos, ya que únicamente el país capta 14 por ciento del PIB por este concepto.

    “Claramente estamos por debajo de todos los países de la OCDE y debajo de países africanos; incluso El Salvador cobra más impuestos que México”, destacó.

    Loría descartó que las estimaciones del gasto de inversión que propone el paquete económico de 2022, se logren debido a que la tasa de interés está subiendo y van a tener que pagar mayor servicio de la deuda.

    Asimismo, está saliendo capital y si los extranjeros están comprando menos bonos de deuda del país, es una presión sobre la tasa de interés, consecuentemente si se está comprando menos deuda mexicana tendrán que subir la tasa de interés a fuerza para que sea más atractivo invertir en deuda mexicana, esa es una segunda presión adicional sobre la tasa de interés a pesar de que la presión inflacionaria no sea por demanda sino por oferta, entonces estamos en una situación muy complicada.

    La Miscelánea Fiscal para 2022 implica al menos 200 cambios en el código fiscal y otras leyes, que preocupan al sector privado ante el riesgo de que el contribuyente resulte afectado por el objetivo de las autoridades hacendarias de tener mayor control, señaló la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), por lo que llama a los legisladores a escuchar a todas las partes involucradas antes de aprobarla.

    Respecto al Código Fiscal de la Federación, preocupa que el SAT sea quien determine la “razón de negocios”, o se le den facultades para que sea quien decida la “simulación de actos”, toda vez que esta última abre la posibilidad de darle consecuencias penales a su determinación.

    “De acuerdo con el análisis realizado por las comisiones de trabajo de Coparmex detectamos modificaciones que afectan la actividad económica formal, como la que establece la facultad del SAT a rechazar la solicitud de Firma Electrónica Avanzada o de ‘Certificado de Sello Digital’, donde se eliminan los supuestos para utilizar el procedimiento de aclaración en caso de suspensión y se incrementan en los casos en que procederá su cancelación de manera directa. Además, se aumentan los supuestos para restringir temporalmente el certificado”, explicó el sindicato patronal en su posicionamiento.

    Por lo que hace al “Registro Federal de Contribuyentes” y la obligación de que las personas mayores de edad se registren aún, cuando no tengan ingresos, de acuerdo con el organismo empresarial, hace pensar que la medida únicamente busca un mayor control por parte de las autoridades, ya que el motivo principal de la inscripción es la generación de ingresos por los cuales se debe realizar el pago de impuestos.

    En cuanto a la limitante de 12 meses que pretende aplicarse a la duración de los “Acuerdos Conclusivos”, la Coparmex considera que mientras exista el ánimo de las partes para resolver las auditorías a través de este mecanismo, no existe razón justificada para limitar la temporalidad de una herramienta que ha resultado viable tanto para el fisco como para el contribuyente.

    El petróleo Brent superó los 80 dólares el barril en medio de señales de que la demanda se está adelantando a la oferta, agotando los inventarios en medio de una crisis energética mundial.

    El índice de referencia del crudo mundial subió por sexto día para alcanzar el nivel más alto desde octubre de 2018, mientras que West Texas Intermediate extendió las ganancias.

    El último repunte del petróleo se produjo en medio de una oleada de predicciones de precios alcistas por parte de bancos y comerciantes, más ganancias en el gas natural y especulaciones de que la industria energética no está invirtiendo lo suficiente en combustibles fósiles para mantener los suministros en los niveles actuales.

    El petróleo se ha disparado este año a medida que el lanzamiento de vacunas para combatir la pandemia ayuda a la demanda de energía, lo que ha provocado una caída en los inventarios estadounidenses. Un aumento dramático en el gas natural ha avivado las apuestas de que el crudo se beneficiará de la demanda indirecta a medida que los usuarios buscan alternativas. Trafigura Group, una de las casas de comercio de materias primas más grandes del mundo, se encuentra entre las que pronostican precios más altos del petróleo.

    “Parece que el repunte del petróleo todavía tiene algunas piernas”, dijo John Driscoll, estratega jefe de JTD Energy Services. “Los fundamentos siguen siendo bastante convincentes, la demanda se está recuperando, el backwardation está aumentando. Simplemente no veo ninguna evidencia todavía de que el rally haya alcanzado su punto máximo“.

    Si bien la demanda mundial ha aumentado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, incluida Rusia, han aliviado las restricciones de suministro con gran cautela. Más tarde el martes, la OPEP dará a conocer su World Oil Outlook, que detallará las opiniones del grupo sobre los fundamentos del mercado.

    La demanda de crudo podría aumentar en 500 mil barriles al día si los altos precios del gas obligan a cambiar, según el analista del Commonwealth Bank of Australia, Vivek Dhar.


    Amapola y petróleo: los ‘tesoros’ detrás del conflicto en Afganistán

    “Eso tensaría aún más los mercados, especialmente si la OPEP+ sólo hace adiciones conservadoras a la oferta”, dijo Dhar.

    La reducción de los inventarios es la “mayor de la historia” y la OPEP+ no puede restablecer el equilibrio del mercado, aseguró Goldman Sachs Group a principios de esta semana. El déficit “no se revertirá en los próximos meses, en nuestra opinión, ya que su magnitud superará tanto la voluntad como la capacidad de la OPEP+ para aumentar su producción”, afirmó.

    Se espera que el consumo mundial de petróleo vuelva a los niveles anteriores a la pandemia en el tercer trimestre de 2022, según BP.

    Asimismo se prevé que la demanda experimente un aumento promedio de 3.8 millones de barriles al día con respecto al año anterior, dijo el presidente de BP Singapur, Eugene Leong, en una entrevista.

    Los diferenciales del petróleo se han ampliado, lo que indica que los operadores son más positivos. El diferencial del Brent se situó en 82 céntimos por barril en backwardation, frente a los 63 céntimos de hace dos semanas.

    El Índice Global de la Actividad Económica de México (IGAE) registró su mayor alza en cuatro meses durante julio del 2021, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

    De acuerdo con datos del IGAE, la economía mexicana subió 0.54 por ciento respecto al mes anterior, luego de caer 1.11 por ciento durante junio pasado.

    Además este indicador registró su incremento más pronunciado desde marzo del 2021, cuando subió 2.58 por ciento.

    Al realizar la comparación con respecto al nivel prepandemia (febrero del 2020), el indicador muestra una contracción de 1.22 por ciento.

    Este es un indicador que permite conocer y dar seguimiento a la evolución del sector real de la economía en el corto plazo.

    Por grandes grupos de actividades, el sector primario presentó un incremento de 1.9 por ciento. El resultado se da luego de una caída de 4.1 por ciento durante junio.

    Por su parte, las secundarias avanzaron 1.1 por ciento durante el séptimo mes del año, su incremento más alto desde octubre del 2010, cuando subió 1.5 por ciento.

    De manera desagregada, la industria de manufactura fue el mayor impulso al crecer 1.41 por ciento, seguido de la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final subieron 1.43 por ciento y la construcción fue mayores en 0.55 por ciento.

    Por su parte, la minería descendió 0.34 por ciento durante julio, su segundo mes consecutivo con caídas.

    Mientras que el sector terciario avanzó 0.3 por ciento a tasa mensual, luego de una baja de 0.5 por ciento el mes anterior.

    En su interior, las actividades de comercio al por menor fue la de mejor dinamismo al subir 5.34 por ciento; los servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos con 4.87 por ciento y el comercio al por mayor 1.8 por ciento.

    De manera anual, el IGAE registró una desaceleración respecto al mes anterior al subir 7.7 por ciento en el mes de referencia, luego de que junio aumentará 13.3 por ciento.

    En su interior, se observó que dos de los tres sectores de la economía mexicana presentaron incrementos.

    Por grandes grupos de actividades, las secundarias y las terciarias aumentaron 8 y 8.4 por ciento, respectivamente, y las actividades primarias cayeron 1.1 por ciento con relación a igual mes de 2020.

    La normalización de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos acelerará la salida de capital extranjero de México, principalmente de deuda gubernamental, advirtieron analistas.

    De acuerdo con los expertos, en la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) quedó claro que pronto comenzarán a reducir el ritmo de compra de activos, actualmente de 120 mil millones de dólares al mes, conocido como tapering, y que las tasas de interés podrían comenzar a subir el próximo año.

    “El FOMC envió una fuerte señal de que anunciará la reducción gradual en noviembre, con el presidente Powell señalando un amplio apoyo para un cronograma que completaría el proceso a mediados de 2022″, apuntó en un reporte Jonathan Miller, economista en jefe para Estados Unidos de Barclays.

    En cuanto a las tasas de interés, si bien la mitad de los funcionarios de la Fed esperan incrementos para el próximo año, los analistas prevén que sería hacia finales o hasta principios de 2023.

    Se espera que estos ajusten tengan un impacto en la tenencia de valores mexicanos por parte de extranjeros.

    De acuerdo con datos de Banco de México (Banxico), del 31 de diciembre de 2020 al 14 de septiembre de este año los inversionistas foráneos retiraron 217 mil 802.3 millones de pesos del mercado de deuda gubernamental, equivalente a 10 mil 836 millones de dólares.

    Pamela Díaz, economista para México de BNP Paribas, apuntó que el hecho de que la Fed ya haya anunciado la finalización de los apoyos devendría en salidas de inversionistas extranjeros en el país.

    “El hecho de que haya ya una fecha, que todo sea más claro en cuanto al inicio del tapering, del ciclo de normalización monetaria, esto puede ocasionar que haya ciertas salidas de México, y aquí la clave es que sean salidas ordenadas”, dijo.

    Consideró que, además de los bonos gubernamentales, el tipo de cambio podrá resentir el tapering planeado por la Fed, pero confía que la comunicación que ha dado el organismo central ocasione un acomodo ordenado de los mercados financieros.

    Ernesto O’Farrill, presidente de Grupo Bursamétrica, coincidió que la Fed, aprendiendo de experiencias pasadas, está buscando un reacomodo ordenado de portafolios, sobre todo en mercados emergentes, a fin de evitar, en lo posible, episodios de volatilidad en los mercados.

    “Después de la experiencia dolorosa que se tuvo en el pasado, la Fed va a ser más explícita y gradualista en ese tapering para evitar inestabilidad en los mercados financieros. En particular, en los mercados emergentes sí puede haber episodios de venta masiva (sell off), y en el caso de México, tenemos 80 mil millones de dólares de valores gubernamentales en manos de residentes en el exterior, pero llegó a estar en 116 mil millones de dólares hace dos años”, dijo.

    Jacobo Rodríguez, director de análisis financiero de BW Capital, indicó que el proceso del tapering puede resultar negativo para los mercados emergentes, incluido México, debido a posibles salidas de flujos del mercado de deuda local, ya que se estima que todo el proceso dure hasta la mitad del 2022, y estima que las tasas de interés en Estados Unidos se incrementarían de manera gradual.

    “Esto provocaría que la tendencia de salida de flujos de extranjeros en México continúe, situación que se ha mantenido en los últimos años. El Banco de México debe tomar en cuenta este posible escenario para mantener los diferenciales de tasas de interés en niveles óptimos y evitar distorsiones financieras”, dijo.

    Alain Jaimes, analista de Signum Research, coincidió en que el tapering sería perjudicial para México, pues se vería una mayor salida de capitales. “El efecto inmediato sería una mayor salida de capitales. Ahora bien, considero que Banxico es consciente de este escenario, por lo que continuará con su política monetaria restrictiva, subiendo tasas de interés, tal como sus pares. Lo anterior, para intentar mitigar el riesgo asociado a salidas de capital y lograr el anclaje de expectativas inflacionarias”, abundó.

    El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aceleró a 5.87 por ciento en la primera quincena de septiembre, su mayor nivel desde la primera quincena de junio de 2021, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

    La inflación se habría visto presionada por el incremento en los precios en alimentos y energéticos.

    El índice registró su nivel más alto desde la primera mitad del sexto mes del presente año, cuando se ubicó en el 6.02 por ciento a tasa anual.

    La inflación suma 13 quincenas consecutivas por encima del rango objetivo fijado por el Banco de México (3 por ciento, +/- un punto porcentual).

    “INPC impulsada por aumentos de precios en alimentos y energéticos, la inflación anual del Índice Nacional Precios al Consumidor subió 0.27 pts en la 1a quincena septiembre 2021 respecto a la anterior para quedar en 5.87 por ciento; la subyacente quedó en 4.92 por ciento, la mayor desde nov 2017″, comentó Julio Santaella, presidente del Inegi, en su cuenta de Twitter.

    El índice de precios subyacente, que es aquel que excluye de su contabilidad los productos de alta volatilidad de precios, se ubicó en 4.92 por ciento a tasa anual, el mayor nivel desde la segunda quincena de noviembre de 2017, cuando registró 4.95 por ciento.

    En su interior, los precios de los servicios se ubicaron en 3.41 por ciento, mientras que el alza en los precios de las mercancías fue de 6.27 por ciento.

    En tanto, la balanza no subyacente, que contabiliza los productos que presentan una alta volatilidad en sus precios, como los productos agrícolas o los combustibles, se ubicó en 8.86 por ciento a tasa anual, la más alta desde la segunda quincena de julio, cuando se colocó en 9.44 por ciento.

    De manera desagregada, los precios de los productos agropecuarios presentaron una variación de 10.01 por ciento, mientras que la de los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno se ubicó en 7.95 por ciento, esto respecto al mismo periodo del año pasado.

    Por otra parte, el índice de precios de la canasta de consumo mínimo registró un incremento quincenal a 0.54 por ciento, pero un aumento de 6.71 por ciento anual.

    En su comparación respecto a la quincena inmediata anterior, el INPC tuvo una deflación de 0.42 por ciento, la más elevada desde la primera quincena de marzo del 2021.

    ¿Cuáles fueron los productos que más aumentaron de precio?

    Entre estos estuvieron los ejotes (56.36 por ciento); chile serrano (57.13 por ciento); jitomate (26.4 por ciento); carne de cerdo (17.97 por ciento); gas doméstico LP (17.61 por ciento); gasolina de alto octanaje (16.26 por ciento).

    Por el contrario, los productos que presentaron deflación en sus precios fueron el limón (17.2 por ciento), la piña (5.09 por ciento) y el chile poblano (0.02 por ciento).

    Por entidad federativa, las que tuvieron mayor incremento en los precios fueron Morelos (0.81 por ciento); Campeche (0.77 por ciento); Nayarit (0.67 por ciento) y Yucatán (0.62 por ciento).

    El presidente Andrés Manuel López Obrador exhibió este martes la condonación de impuestos de la que se beneficiaron algunas instituciones bancarias durante los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.

    “A Banamex le condonaron con Peña 10 mil 824 millones y con Calderón cinco mil 24 (millones). No hay ningún municipio en el país que tenga ese presupuesto. Inbursa, 931 millones con Calderón, pero con Peña seis mil 403 (millones), en total siete mil 344. Bancomer, cinco millones con Felipe Calderón pero con Peña cinco mil 274, en total, cinco mil 279 millones de pesos”, aseguró durante la conferencia matutina.

    Añadió que a HSBC, se le eximió de pagar mil 346 millones de pesos en la administración de Peña y 956 millones en la de Calderón. Lo que da un total de dos mil 302 millones de pesos.

    “Sobre esto sí hubo un cambio porque se canceló la condonación de los impuestos y era una vergüenza que los bancos no pagaban impuestos y era legal. (...) Los bancos recibían el privilegios de que se les condonaban los impuestos, así estaba la ley, el presidente podía ordenar la condonación, el secretario de Hacienda”, aseguró el mandatario.

    El Servicio de Administración Tributaria (SAT) obtuvo 247.7 mil millones de pesos adicionales de ‘recaudación secundaria’ durante el primer semestre del año. De este monto, 188.3 mil millones de pesos fueron por actos de fiscalización y 59.4 mil millones se lograron por eficiencia y cobranza.

    En su Informe Tributario y de Gestión correspondiente al primer semestre, precisó que la recaudación secundaria, denominada así porque para su cobro debe intervenir la autoridad, representó el 13.3 por ciento del total de captación de impuestos, que sumaron un billón 856 mil millones de pesos.

    La recaudación secundaria se obtiene por medio de acciones para aumentar la eficiencia recaudatoria, como los programas que promueven la regularización de los contribuyentes que no cumplieron con sus obligaciones fiscales de manera oportuna y la cobranza coactiva, como los actos de fiscalización.

     

    Destacó que de cada peso invertido en fiscalización se recuperaron 131.8 pesos, que si bien fue ligeramente menor a los 144 pesos reportados en la primera mitad de 2020, la cifra fue significativamente mayor a los 73.1 pesos del mismo lapso de 2019 y de los 53.6 pesos de 2018.

    “En el SAT se ha trabajado con eficacia para que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones fiscales en la forma en que mandatan las leyes tributarias del Estado mexicano y para abatir las prácticas ilegales, con el objetivo de combatir la evasión y elusión fiscal”, apuntó la autoridad fiscal en su reporte.

    El 86.7 por ciento de los ingresos tributarios restantes, un billón 608.6 mil millones de pesos, provino del cumplimiento voluntario y puntual de las obligaciones fiscales de los contribuyentes, lo que se le conoce como recaudación primaria.