El precio promedio del litro de gasolina regular superó los 21 pesos en algunas zonas del país, y la escalada continuará de forma paulatina al menos en las próximas dos semanas, según especialistas.

    A nivel nacional, el precio promedio de la gasolina verde es de 20.28 pesos, lo que significa un aumento de 2.08 pesos más respecto a enero de 2021.

    En la Ciudad de México, el precio promedio de la regular es de 20.88 pesos, sin embargo, en la alcaldía Alvaro Obregón hay estaciones que venden el litro a 21.99 pesos y en Magdalena Contreras a 21.89 pesos.

     

    Alejandro Montufar, CEO de Petrointelligence, atribuyó el aumento a la recuperación de la economía, ya que las empresas y familias reinician actividades.

    Otro especialista que pidió no ser citado, dijo que lo más probable es que en un par de semanas continúe la escalada de pesos.

    Destacó que mientras los límites en la producción continúen, el precio se mantendrá en una paulatina, pero imparable escalada.

    “La gasolina es muy probable que siga aumentando por la movilidad y tránsito que hay alrededor del mundo, que se encuentra en al menos un nivel de 80 por ciento. Sin embargo, lo que ejerce presión en las gasolinas y el crudo es que hay cada vez menos apetito por riesgo en la creación de proyectos de extracción de crudo y producción de gasolinas”, mencionó.

    Explicó que esto deriva en que las decisiones de la OPEP se hayan retradsado en cuanto a elevar la producción de crudo, “ahora hay poco suministro, pocos proyectos nuevos, los inventarios han caído a razón de lo mismo”, dijo.

    Aunque Perú, Colombia y Kenia, tres exportadores emergentes de aguacate están aumentando sus ventas del fruto, México no se deja comer mercado y como mayor productor y exportador del mundo, se espera aumente 5.2 por ciento anual su producción en los próximos diez años y su participación en las exportaciones mundiales crezca a 63 por ciento en 2030, según las Perspectivas Agrícolas 2021-2030 de la OCDE y la FAO en el que se anticipa que aguacate se convierta en la fruta tropical más comercializada para ese año.

    “Se espera que la producción en México, el mayor productor y exportador del mundo, crezca 5.2 por ciento anual durante los próximos diez años debido al continuo crecimiento de la demanda en los Estados Unidos de América, el principal importador de aguacates de México. Como tal, y a pesar de la creciente competencia de los exportadores emergentes, se espera que México aumente aún más su participación en las exportaciones mundiales, al 63 por ciento en 2030”, indica el reporte publicado este lunes.

    Luego de una contracción del 0.6 por ciento de las importaciones mundiales en 2020, a 2.1 Mt (millones de toneladas métricas), se anticipa que los beneficios para la salud del aguacate será un impulsor de la demanda por consumidores de Estados Unidos y la Unión Europea en la próxima década, por lo que se espera se mantengan como los principales importadores del fruto mundiales en 2030, con el 40 y 30 por ciento, respectivamente.

     

    En respuesta al rápido crecimiento de la demanda mundial, se espera que el aguacate se convierta en la fruta tropical más comercializada para 2030, alcanzando 3.9 Mt de exportaciones y superando tanto a las piñas como a los mangos en términos de cantidad. “Se prevé que la producción alcance las 12 Mt para 2030, más de tres veces su nivel en 2010. La amplia demanda mundial y los lucrativos precios unitarios de exportación siguen siendo los principales impulsores de este crecimiento, lo que estimula inversiones sustanciales en la expansión del área tanto en la producción principal como en las zonas emergentes”, expone.

     

     

    COVID-19 sÍ le pegó a la exportación de aguacate

    La pandemia del COVID-19 no dejó libre de efectos a la venta de aguacate en el mundo durante el 2020, los cierres de los restaurantes fueron un golpe a la demanda, además de interrupciones en las cadenas de suministro mundiales y una mala cosecha en México, el mayor proveedor de aguacates a nivel mundial. El reporte desarrollado en conjunto por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), calcula que México experimentó una caída de 8.1 por ciento en las exportaciones en 2020, a 1.3 Mt y las exportaciones mundiales de aguacate disminuyeron un 0.8 por ciento en comparación con 2019, en una cantidad total de aproximadamente 2.3 Mt.

    Mientras tanto, el clima favorable y las inversiones exitosas en la expansión de la producción estimularon una oferta significativamente mayor de Perú, Colombia y Kenia, los tres proveedores pudieron lograr un crecimiento de dos dígitos en las exportaciones en 2020, y juntos representaron alrededor del 25 por ciento del total de las exportaciones mundiales.

    Las importaciones de Estados Unidos, el mayor importador de aguacates a nivel mundial, disminuyeron en un 14.3 por ciento estimado en 2020, debido a la combinación de una menor demanda del sector hotelero y una menor oferta de México. Las importaciones en la Unión Europea, disminuyó 2.5 por ciento en 2020 debido al impacto del COVID-19.

    El petróleo subió este martes a su mayor nivel en más de seis años después de que una ‘amarga’ lucha entre Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos sumiera a la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+) en una crisis y bloqueara un aumento de la oferta.

    El crudo West Texas Intermediate subió a 76.98 dólares el barril, su mayor nivel desde noviembre de 2014, debido a que la ruptura de las conversaciones dejó al mercado sin los suministros adicionales para el próximo mes con los que había estado contando.

    Lo que suceda a continuación determinará si el enfrentamiento podría convertirse en un conflicto tan destructivo como la ‘guerra de precios’ del año pasado.

    Lo que está en juego es la estabilidad de la recuperación económica mundial en medio de crecientes presiones inflacionarias y la capacidad de la alianza de productores para retener el control, que tanto le costó ganar, sobre el mercado del petróleo.

    Con la temporada de conducción de vacaciones en Estados Unidos en marcha y los precios de la gasolina ya por encima de los US$3 el galón, visto como un umbral sensible para los automovilistas, el temor de que los eventos pudieran escalar más era evidente, y la Casa Blanca instaba a un consenso.

     

    Una reunión que terminó mal

    Después de varios días de tensas charlas, la OPEP+ rompió su reunión del lunes. Un desacuerdo sobre como medir los recortes de producción dio un vuelco a un acuerdo tentativo para impulsar la producción y rápidamente se deterioró en una disputa inusualmente personal y pública entre Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

    La última vez que esos dos países se enfrentaron por la política petrolera, en diciembre de 2020, Emiratos Árabes Unidos planteó la idea de abandonar la organización. Esa disputa terminó en una tregua, pero la ruptura de las negociaciones esta vez fue tan severa que el grupo ni siquiera pudo acordar una fecha para su próxima reunión.

    La consecuencia inmediata del colapso de las conversaciones es que el aumento de producción esperado para agosto no tendrá lugar, lo que dejará la oferta por debajo de los barriles que el mercado necesita justo cuando la economía mundial se recupera de la pandemia.

    Este martes, la estatal Saudi Aramco aumentó los precios de su crudo ligero árabe y el de otras calidades para agosto.

    A mediano plazo, la división podría tener el efecto contrario, haciendo que los precios bajen a medida que los países compiten por una posición y comienzan a bombear más. La probabilidad de que esto ocurra es baja, dijo Staunovo.

     

    Presión del consumidor

    “No queremos una guerra de precios”, subrayó el ministro de Petróleo de Irak, Ihsan Abdul Jabbar. “Y no queremos que los precios del petróleo suban más allá de los niveles actuales”.

    Los principales consumidores también estaban prestando atención al fracaso en las negociaciones de la OPEP. En cuestión de horas, la Administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó al grupo a actuar en conjunto. Los aumentos de precios de Saudi Aramco para los clientes estadounidenses fueron mucho menores que los de los compradores en Asia.

    La Casa Blanca está “siguiendo de cerca las negociaciones de la OPEP+ y su impacto en la recuperación económica mundial”, dijo un portavoz. “Los funcionarios de la Administración se han comprometido con las capitales relevantes para impulsar una solución de consenso que permita avanzar en los aumentos de producción propuestos”.

    En este sentido, los estadounidenses pueden encontrar aliados dentro de la agrupación.

    La OPEP+ ya ha estado agregando algunos de los suministros de crudo que recortó el año pasado en las etapas iniciales de la pandemia. La coalición de 23 naciones decidió agregar alrededor de 2 millones de barriles por día al mercado de mayo a julio, y la pregunta que tenían los ministros el lunes era si continuar agregando suministros en los próximos meses.

    Los propios datos de la OPEP muestran que los inventarios del petróleo que alguna vez tuvieron superávit han vuelto a niveles promedio a medida que continúa la recuperación en el consumo de combustible. La demanda en el segundo semestre será 5 millones de barriles diarios más alta que en los primeros seis meses del año, dijo el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, la semana pasada.

    El ritmo de contratación en Estados Unidos se aceleró en junio, y las nóminas aumentaron al máximo en 10 meses, lo que sugiere que las empresas están teniendo más éxito en encontrar a trabajadores para mantener el ritmo de la reapertura de la economía.

    Las nóminas no agrícolas aumentaron en 850 mil el mes pasado, impulsadas por fuertes ganancias laborales en ocio y hospitalidad, mostró un informe del Departamento de Trabajo publicado este viernes.

    Sin embargo, la tasa de desempleo subió hasta 5.9 por ciento porque más personas abandonaron voluntariamente sus trabajos y aumentó el número de personas que buscan trabajo.

    La estimación mediana en una encuesta de Bloomberg a economistas calculaba un aumento de 720 mil en las nóminas de junio.

    “Las cosas están mejorando”, dijo Nick Bunker, economista de la empresa de búsqueda de empleo Indeed. “Si bien la oferta de mano de obra puede no ser tan receptiva como les gustaría a algunos empleadores, están agregando empleos a un ritmo cada vez mayor”.

    La demanda de mano de obra sigue siendo sólida a medida que los empleadores se esfuerzan por mantener el ritmo de una economía firme, impulsada por el levantamiento de las restricciones a la actividad empresarial y social, las vacunación masiva y billones de dólares en ayuda federal.

    Al mismo tiempo, una oferta limitada de mano de obra sigue afectando a los empleadores, y el número de estadounidenses en nóminas sigue estando muy por debajo de los niveles prepandémicos.

    Es probable que las preocupaciones por el coronavirus; las responsabilidades del cuidado infantil, y los beneficios de desempleo ampliados contribuyan al número récord de puestos vacantes. Sin embargo, esos factores deberían disminuir en los próximos meses, lo que respaldará las contrataciones futuras.

    El crecimiento salarial también se está recuperando a medida que las empresas aumentan los sueldos para atraer candidatos. El informe de empleos de junio mostró un fuerte aumento de 2.3 por ciento mes a mes en los ingresos medios por hora de los trabajadores no supervisores en la industria del ocio y la hostelería. Los ingresos medios generales aumentaron 0.3 por ciento en el mes pasado.

    La economía mexicana dio señales de que la recuperación económica comenzó a desacelerar durante abril y mayo del 2021, de acuerdo con el Sistema de Indicadores Cíclicos (SIC) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

    El indicador adelantado, que se anticipa a los cambios de trayectoria del ciclo económico del país, registró un avance de 0.27 puntos en mayo del 2021, para ubicarse en las 102.09 unidades, lo que significó su menor incremento desde julio del 2020, publicó este viernes el Inegi.

    Lo cual representa que este indicador se situará por arriba de su tendencia de largo plazo por séptimo mes consecutivo.

    El reporte mensual reveló que cinco de los seis componentes del indicador registraron variaciones negativas.

    Por componente, el indicador de confianza empresarial, momento adecuado para invertir, presentó un avance de 0.44 unidades. Con ello suma diez meses consecutivos con incrementos. La tasa de interés interbancaria de equilibrio subió 0.03 puntos.

    Por su parte, la tendencia del empleo en las manufacturas y el índice Standard & Poor’s 500 (índice bursátil de Estados Unidos), subieron 0.21 y 0.16 unidades, respectivamente.

    El indicador coincidente presentó un ligero incremento mensual de 0.08 por ciento durante abril del 2021, estableciéndose en los 99 puntos.

    De esta forma, este índice acumuló un año con avances, según datos de la institución. Además, suma 17 meses por debajo de su tendencia de largo plazo.

    El resultado de este índice se debió a que dos de los seis componentes que integran el indicador coincidente presentaron caídas en su comparación mensual.

    En su interior, el indicador de la actividad industrial retrocedió 0.06 unidades respecto al mes anterior y el indicador global de la actividad económica cayó 0.09 puntos.

    El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que si los precios del gas siguen aumentando por encima de la inflación, impondrá un precio máximo a este combustible.

    “En el caso del gas, si es necesario, vamos a establecer un precio máximo, no le va a gustar a los tecnócratas”, adelantó el mandatario.

    Ayer, en su informe de gobierno, reconoció que algunos precios han estado aumentando, por lo que su gobierno analizaría la situación a fin de que se ajusten precios, como ha sucedido con la electricidad y las gasolinas, que —aseguró— no han tenido alzas más allá de la inflación.

    El mandatario federal adelantó que el próximo martes tendrá una reunión de gabinete para estudiar soluciones ante estos incrementos y señaló que se puede deber a redes monopólicas de distribución.

    En ese sentido, señaló que en la Ciudad de México es la entidad donde más se han registrado incrementos por este fenómeno monopólico.

    “¿Saben dónde ha aumentado más (el gas)? Aquí en la Ciudad de México y es porque existen monopolios que controlan el gas y son redes de distribución que dominan hasta en las colonias; ya estamos analizando y lo vamos a enfrentar”, aseveró.

    Importación de maíz amarillo

    Sobre el aumento en el precio de la tortilla, el presidente López Obrador dijo que es una prioridad establecer precios asequibles a la población, por lo que su gobierno estudiará abrir la importación de maíz amarillo.

    Esto, explicó, alentaría la competencia en México, ya que al no ser autosuficiente en la producción de maíz amarillo, los precios fluctúan por la demanda del producto.

    “En el caso de la tortilla hay otras mecanismos, como abrir la importación para que haya más competencia y que se tenga más maíz, porque desgraciadamente no somos autosuficientes en producción de maíz, de maíz blanco sí lo somos, pero del amarillo no, entonces tenemos que atender el asunto”, expuso López Obrador.

    El ritmo de contratación en Estados Unidos se aceleró en junio, y las nóminas aumentaron al máximo en 10 meses, lo que sugiere que las empresas están teniendo más éxito en encontrar a trabajadores para mantener el ritmo de la reapertura de la economía.

    Las nóminas no agrícolas aumentaron en 850 mil el mes pasado, impulsadas por fuertes ganancias laborales en ocio y hospitalidad, mostró un informe del Departamento de Trabajo publicado este viernes.

    Sin embargo, la tasa de desempleo subió hasta 5.9 por ciento porque más personas abandonaron voluntariamente sus trabajos y aumentó el número de personas que buscan trabajo.

    La estimación mediana en una encuesta de Bloomberg a economistas calculaba un aumento de 720 mil en las nóminas de junio.

    “Las cosas están mejorando”, dijo Nick Bunker, economista de la empresa de búsqueda de empleo Indeed. “Si bien la oferta de mano de obra puede no ser tan receptiva como les gustaría a algunos empleadores, están agregando empleos a un ritmo cada vez mayor”.

    La demanda de mano de obra sigue siendo sólida a medida que los empleadores se esfuerzan por mantener el ritmo de una economía firme, impulsada por el levantamiento de las restricciones a la actividad empresarial y social, las vacunación masiva y billones de dólares en ayuda federal.

    Al mismo tiempo, una oferta limitada de mano de obra sigue afectando a los empleadores, y el número de estadounidenses en nóminas sigue estando muy por debajo de los niveles prepandémicos.

    Es probable que las preocupaciones por el coronavirus; las responsabilidades del cuidado infantil, y los beneficios de desempleo ampliados contribuyan al número récord de puestos vacantes. Sin embargo, esos factores deberían disminuir en los próximos meses, lo que respaldará las contrataciones futuras.

    El crecimiento salarial también se está recuperando a medida que las empresas aumentan los sueldos para atraer candidatos. El informe de empleos de junio mostró un fuerte aumento de 2.3 por ciento mes a mes en los ingresos medios por hora de los trabajadores no supervisores en la industria del ocio y la hostelería. Los ingresos medios generales aumentaron 0.3 por ciento en el mes pasado.

    El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) cumple su primer año de vida este primero de julio, y aunque nació en medio de una pandemia global, el acuerdo logró fortalecer el comercio y la inversión en la región de América del Norte, pese a que existen algunos ‘irritantes’ que podrían atraer problemas en el futuro si no se atienden oportunamente.

    Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior, señaló en entrevista que con la entrada en vigor del T-MEC se pudo observar una mayor integración en la región de América del Norte, por lo que el comercio y la inversión fueron las áreas ‘ganadoras’ durante este primer año de implementación.

    “A causa de la pandemia, hubo meses donde los tres países tuvimos que cerrar la actividad económica, alinear sectores esenciales fue todo un reto, pero el trabajo en conjunto rindió resultados. Hoy por hoy, México es el primer socio comercial de Estados Unidos y el tercero de Canadá, además, ambos países representan el 54 por ciento de la Inversión Extranjera Directa (IED) que llega al país”, detalló.

    La funcionaria adelantó que para este año se han registrado más de 100 anuncios de proyectos de inversión por un valor de 10 mil millones de dólares, por lo que en un panorama conservador, 2021 estaría cerrando con un monto de IED por arriba de los 30 mil millones de dólares, cifra superior a los 29 mil millones de dólares registrados en 2020.

    “Estamos escuchando a muchas empresas que quieren venir a México gracias al T-MEC, a nuestros 14 tratados comerciales con más de 50 países, a los mecanismos de facilitación comercial, a la estabilidad macroeconómica y nuestra mano de obra calificada”, apuntó.

    Destacó que no es sorpresa que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), haya ubicado a México entre los 10 principales países para atraer inversión extranjera, ya que México es de los pocos países del mundo que cuentan con una plataforma de manufactura sofisticada con tecnología avanzada y de punta, lo que permite tener niveles de complejidad económica que hace al país muy atractivo para captar flujos foráneos.

    Se deben atender ‘irritantes’

    Para Kenneth Smith, negociador en jefe del T-MEC, el balance del primer año de vida del acuerdo es positivo. Sin embargo, hay varios irritantes que podrían traer problemas si no se atienden con oportunidad.

    “En el tema agrícola, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) están en contra de productos biotecnológicos, están bloqueando la semilla transgénica de algodón, obstaculizan autorizaciones de productos genéticamente modificados como el maíz, y también está el tema en contra del glifosato, estos problemas pueden escalar”, dijo.

    El especialista afirmó que Estados Unidos continúa mostrando presiones proteccionistas que buscan frenar las exportaciones de los productos más exitosos del campo mexicano, como el pepino, la fresa y el pimiento, por lo que visualiza un potencial conflicto en este tema.

    Por otra parte, también hay conflictos en otras áreas, un ejemplo es la contra reforma al sector energético que ha propuesto el presidente López Obrador y que atentan los compromisos del T-MEC.

    “Agricultura y energía son los dos grandes rubros donde le conviene a México quitarlos de la mesa y solucionarlos lo antes posible, sin olvidar otros temas relevantes, como la interpretación demasiado estricta que está haciendo EU sobre la aplicación de las reglas de origen en el sector automotriz”, apuntó.

    Al respecto, Juan Carlos Baker, ex subsecretario de Comercio Exterior de México, coincidió en que no todo es color de rosa.

    “Hemos generado incertidumbre en distintos frentes, tanto en la implementación de políticas públicas, en el sector energético, en el abasto de medicinas, todos esos temas son distractores que evitan que la región de América del Norte se vuelva en la más competitiva del mundo, hasta el momento, no hay nada que reprocharle al tratado, pero hay que poner atención en los detalles”, subrayó.

    Para el segundo año del T-MEC, Mario Jorge Yañez, socio de la firma Hogan Lovells, prevé sea mucho mejor que el primero, ya que la recuperación económica de EU arrastrará a México hacia arriba, aunque se debe tratar de poner mucha atención en la implementación de la reforma laboral.

    “En el despacho estamos recibiendo muchas consultas sobre la viabilidad de los arbitrajes de inversión, los empresarios agrícolas y del sector eléctrico son los más preocupados, ya que ven en riesgo sus inversiones, por lo que creemos que si siguen los ataques hacían los inversionistas o se siguen cambiando las reglas por parte del gobierno federal, habrá más amparos y defensas legales”, apuntó.

    El Banco de México (Banxico) tendrá que tomar medidas si la inflación no se reduce a cerca de 5 por ciento durante la mayor parte de lo que queda de 2021, dijo el subgobernador Jonathan Heath, con lo que proporcionó una referencia de cuándo los encargados de la política monetaria considerarían elevar la tasa de interés otra vez.

    Banxico intentaría mantener los costos de endeudamiento en 4.25 por ciento hasta que la Reserva Federal de Estados Unidos comience a subir su propia tasa, pero que pueda hacerlo dependerá de la inflación, comentó Heath en un pódcast con economistas de Banorte.

    La semana pasada, los encargados de la política monetaria sorprendieron a los 23 economistas encuestados por Bloomberg al elevar la tasa clave en un cuarto de punto porcentual por primera vez desde 2018, y advirtieron contra las expectativas de aumento de las expectativas de inflación y efectos secundarios sobre los precios.

    Su decisión, que se dividió entre los cinco miembros de la junta, se produjo horas después de que la inflación se acelerara a más de 6 por ciento a principios de junio, cuando los analistas esperaban lo contrario.

    “Si la inflación no baja ni siquiera de lo que pensamos que pudiera bajar, mas cerca de 5%, durante la mayor parte del resto de este año, vamos a tener que tomar acciones”, dijo Heath. “Resulta que esta burbuja temporal no está siendo tan temporal. quizás tenemos un problema estructural en el que debamos fijarnos”.

    El banco central, señaló, ha esperado tres años a que la inflación converja hacia su objetivo. Dado que hay nuevos problemas con la fijación de precios que no se vieron el año pasado, sería necesario reevaluar cuánto más podría esperar el banco para esa convergencia. Heath, quien ha sido considerado como miembro moderado después de votar en decisiones minoritarias a favor de una política monetaria más relajada, parece haber tomado un giro más restrictivo en sus comentarios más recientes.

    Heath dijo que los altos niveles de inflación actuales eran de esperarse con la recuperación económica de México, que podría recuperar completamente sus pérdidas relacionadas con la pandemia para fines de 2022. Pero los choques del lado de la oferta, junto con los altos precios de los servicios debido a la demanda reprimida, han causado que la alta inflación persista.

    Dada la perspectiva actual, la reducción de las tasas está prácticamente descartada, agregó.

    “El mejor escenario sería tener una pausa relativamente prolongada, lo más que pudiéramos tener, y esperar a que la Fed empiece a subir tasas”, indicó Heath. “¿Vamos a poder mantener esa tasa por un tiempo extendido? Pues, esa es la gran pregunta”.

    La reactivación económica en el país permitió que en los últimos doce meses la recuperación de 86 por ciento de las empresas formales, principalmente de los sectores de la construcción y del comercio, que se perdieron a causa de la crisis originada por la pandemia de Covid-19.

    El número de patrones registrados en el IMSS cayó en 9 mil 984 entre abril y mayo del 2020, y desde junio de ese año hasta mayo de 2021 el número de patrones se elevó en 8 mil 607, con lo que ya se recuperaron casi 9 de cada 10 de los negocios que cerraron sus puertas.

    El número de patrones registrados en el IMSS al cierre de mayo de este año fue de un millón 6 mil 374.

    Los patrones en el sector de la construcción son los que registraron un mayor aumento en los últimos doce meses, con 5 mil 680, y representan el 65 por ciento del total. Le siguen las empresas del sector comercio, con 3 mil 64.

    Por tamaño de empresa, la mayoría de la recuperación es en las que tienen de 1 a 5 trabajadores, con 4 mil 702, seguidas de las firmas de 6 a 50 empleados, con 2 mil 864.

    “La recuperación básicamente es producto de dos cosas; la primera es que durante la pandemia las mayores pérdidas fueron pequeños patrones y lo que se está viendo es la reactivación de este tipo de tamaño de empresas”, apuntó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

    Explicó que luego de un año, no necesariamente son las mismas empresas las que están reactivando sus operaciones, sino que probablemente es gente que cerró su empresa, y ahora la están registrando ante IMSS bajo otra denominación o son personas que perdieron su empleo y están emprendiendo en un nuevo negocio.

    Agregó que la segunda causa tiene que ver con la recuperación económica generalizada, ya que existe un mejor entorno para los negocios, sobre todo en áreas de comercio y una segunda instancia son las actividades con la actividad industrial.

    “La reactivación de actividades debido a la baja en la propagación del Covid-19 ha permitido que reabran la mayoría de los negocios formales, aunque sea de manera parcial”, explicó Miguel González, coordinador del Centro de Estudios Financieros y de Finanzas Públicas (CEFI) de la UNAM.

    Consideró que debido a que las empresas aún no recuperan al 100 por ciento su ritmo de actividad, la reactivación no ha sido igual en el empleo, además de que habría que esperar modificaciones en el mercado laboral por la aplicación de tecnologías digitales que son una secuela del confinamiento.

    Hacia delante, dijo, los niveles de los patrones se restablecerán a los niveles prepandemia y luego avanzará conforme se reactive la inversión.

    “Hasta ahora los programas de inversión convenidos entre el gobierno y la inversión privada apuntan hacia la infraestructura que tiene un buen efecto multiplicador en el consumo”, dijo.

     

    Riesgo por rebrote de virus

    “El proceso de reactivación y el manejo de la pandemia han sido los catalizadores más importantes que han dado lugar a la recuperación de los patrones ante el IMSS. Con la reapertura económica y mejores semáforos epidemiológicos están permitiendo incrementen las operaciones, aumentando la demanda, lo que ha detonado un mayor número de contrataciones de empleados”, señaló Carlos Hernández, analista sénior de Masari Casa de Bolsa.

    “Esperamos que la recuperación continúe, pero hay algunos elementos que podrían afectar esta situación, como nuevos brotes de contagios e incluso variantes que pudieran afectar el crecimiento y la creación de nuevas empresas”, agregó.

    Alejandro Saldaña, subdirector de análisis económico de Ve por Más, indicó que la actividad económica ha estado repuntando y con ellos las expectativas para los negocios van mejorando, y el panorama es favorable mientras que se vayan retirando las restricciones sanitarias.

    En los últimos meses, dijo, el entorno económico ha sido más favorable por lo que muchos negocios o patrones empiezan a reactivarse mejorando el empleo, la producción y el consumo.

    Adelanto que es posible que sigan aumentando los patrones, “sin embargo hay riesgos latentes por una nueva ola de contagios en algunas entidades. Además, la falta de apoyos económicos en las empresas que fueron afectadas por la pandemia, provocarían el cierre total o permanente de negocios, e inclusive pueden tardar mucho en recuperarse”.

    El número de patrones en el sector servicios y de la industria de la transformación muestra el mayor rezago en la recuperación.