El impacto recaudatorio del Régimen Simplificado de Confianza será nulo en el corto plazo, pero la ganancia para el fisco será un aumento en el número de contribuyentes de hasta 30 por ciento en el mediano plazo, lo que a la postre elevaría la recaudación fiscal, afirmó Raquel Buenrostro.

    La jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) precisó en conferencia de prensa que la experiencia internacional de los países que han adoptado este esquema muestra un incremento en el padrón de contribuyentes de entre 15 hasta 30 por ciento, en un lapso de 3 a 5 años.

    Destacó que otra ganancia será la incorporación de los informales, por lo que muchas personas que no pagan impuestos ahora lo harán. “Queremos simplificar al cumplido y capturar al informal, para que no siempre paguen los mismos; a los que se portan bien vamos a hacerles la vida fácil y a los informales vamos a buscarlos; cada peso que le ganemos a la informalidad son menos impuestos para los que pagamos”, expresó la funcionaria.

     

    Explicó que la complejidad de la ley hacía que no fuera progresivo el Impuesto Sobre la Renta (ISR), y además, para los que menos tenían, era muy complicado pagar impuestos.

    Indicó que para las empresas la declaración de acumulación de ingresos será muy sencilla, ya que la información ya viene precargada y solo tendrán que introducir 6 datos.

    El SAT estima que el Régimen de Simplificación beneficiará a 12.3 millones contribuyentes; 10.2 millones de personas físicas con actividad empresarial, el 82 por ciento del total, con ingresos de menos de 3.5 millones de pesos. En personas morales el objetivo es beneficiar al 96 por ciento del total, 2.1 millones de contribuyentes.

    De acuerdo con el SAT, las tablas de retención son con base a los ingresos amparados por comprobantes fiscales, sin el Impuesto al Valor Agregado, y valores del 1.0 al 2.5 por ciento, según el nivel de ingreso.

    Las tasas impositiva para los contribuyentes puede ser de 1.0 por ciento, cuando los ingresos anuales no sean mayores a 300 mil pesos, y de 2.5 por ciento con ingresos de 2.5 a 3.5 millones. Así, la tributación anual para los contribuyentes con ingresos por 300 mil pesos sería de unos 3 mil pesos anuales.

    Miguel Ángel Tavares Sánchez, vicepresidente de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México, precisó en entrevista que el ingreso al nuevo régimen simplificado de confianza es opcional.

    “No se puede calificar de bueno ni malo, pero una persona que empezaba con el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) en el primer año no paga el impuesto, y aquí desde el primer año ya paga impuesto, y habría que ver caso por caso si al contribuyente le conviene o no”.

    Por ejemplo, dijo que una empresa que vende condimentos a un restaurante por un monto de 100 pesos, le van a pagar los 100 pesos, más el 16 por ciento de IVA, menos el 1.25 por ciento, por lo que al final recibirá un cheque de 114.75 en lugar de 116 pesos. El restaurante retiene ese 1.25 por ciento y se lo entrega al SAT.

     

    Sacar del negocio a factureras

    Buenrostro dijo que el nuevo régimen busca desmotivar a las empresas fantasma y factureras que son proclives a generar facturas falsas. “Tenemos identificados ciertos rangos de ingresos, que por cada peso de ingreso que facturan genera 20 de gasto, lo cual es desproporcionado, con ello solicitan devoluciones de impuestos altas”, puntualizó.

    Subrayó que además significaría un estímulo para quienes se incorporen, debido a que ahora la retención de ISR se hará al momento de que reciban el pago, y antes devengaban el impuesto al momento de emitir la factura independientemente si les llegaba el pago.

     

    Ilegal, el 35% del combustible

    La jefa del SAT añadió que la miscelánea fiscal que se presentó para 2022 contiene disposiciones para combatir de una manera más eficaz el contrabando y robo de gasolina y diésel, problema que afecta al 35 por ciento del comercio de estos productos en el país.

    “Más de la tercera parte del consumo nacional tiene procedencia ilícita, es un mundo de dinero”, recalcó.

    De acuerdo con la autoridad fiscal, se contemplan medidas aplicables a los contrabandistas, a los clientes de éstos, también a los agentes aduanales y controles volumétricos.

    El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este miércoles que la empresa de electrodomésticos Mabe condicionó la ayuda a damnificados del huracán Grace en Veracruz, para no pagar impuestos al Sistema de Administración Tributaria (SAT).

    “Se hizo un acuerdo para comprar electrodomésticos con una empresa, Mabe; nos habían ofrecido descuentos para la compra de los electrodomésticos, de repente ya habían entregado una cantidad e informan que ya no iban a hacer descuentos porque no les querían condonar impuestos en el SAT”, comentó el mandatario federal en la conferencia matutina.

    “Es más, hasta nos dijeron: ‘Les vamos a hacer un descuento y nuestra empresa va a aportarles una cantidad de electrodomésticos para ayudar a los damnificados”, continuó.

     

    El presidente señaló que condonar impuestos a Mabe no es una forma de ayuda: “Ofrezco disculpas a los dueños de esta empresa por anticipado, pero que entiendan que son otros momentos”.

    Oaxaca de Juárez, Oax.- Los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) simularon compras de equipo y medicamentos a utilizarse con motivo de la pandemia del Covid-19 por más de 80 millones de pesos, según un exhorto promovido por la Comisión Permanente de Vigilancia del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción de la 64 Legislatura en el Congreso de Oaxaca.

     

    De acuerdo con el órgano legislativo, las supuestas adquisiciones fueron realizadas a través de empresas fantasma durante 2020.

     

    La Comisión indicó que entre las empresas fachada que utilizaron los funcionarios de los SSO para simular las compras se encuentran Cobimap S. A. de C. V., Fessus S. A. de C. V., Ave12 S. A. de C. V. y Worthyn S. A. de C. V., entre otras.

     

    Según el documento puesto a consideración del pleno durante la sesión del miércoles pasado, aquellas empresas o comercializadoras no tienen reconocimiento fiscal o cuentan con un giro empresarial distinto a la venta de dichos productos de salud.

     

    Las supuestas compras realizadas por los SSO, agregó la Comisión, fueron adquisiciones que no reunieron los requisitos ni cumplieron con el procedimiento exigido por la Ley de Adquisiciones, Enajenaciones, Arrendamientos, Prestación de Servicios y Administración de Bienes Muebles e Inmuebles del Estado de Oaxaca, así como la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

     

    Ante ello, los diputados que integran la Comisión Permanente de Vigilancia del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción aprobaron un exhorto en el que se pide a la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental del gobierno del estado y a la Secretaría de la Función Pública del gobierno federal, iniciar las investigaciones correspondientes contra los titulares de los SSO responsables de estos actos e iniciar con el procedimiento de responsabilidad administrativa.

     

    También solicitaron dar vista a la Fiscalía General de Oaxaca o a la Fiscalía General de la República, así como al Sistema de Administración Tributaria (SAT), a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público “por los actos y las irregularidades cometidas por servidores públicos de los Servicios de Salud de Oaxaca que resulten responsables”.

    La pandemia ocasionó que millones de personas perdieran su empleo el año pasado, en algunos casos los trabajadores interpusieron demandas por despidos injustificados, pero en otros, los exempleados aceptaron el finiquito o la liquidación, un ingreso que los obliga a presentar Declaración Anual para el ejercicio 2020.

    El fundamento legal para esta obligación fiscal es el Artículo 97 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) donde se establece que el patrón no realizará el cálculo del impuesto anual en los casos en que se trate de contribuyentes que hayan dejado de prestar servicios al retenedor antes del primero de diciembre del año por el que se efectúe el cálculo.

    “El trabajador tiene la obligación de presentar la declaración para efectos de enterar lo que es el impuesto anual, restar las retenciones y en su caso determinar si hay un saldo a favor, pero en principio, está obligado a declarar porque el patrón ya no va a realizar el cálculo anual pues hubo un despido”, señaló Pablo Cervantes García.

    El integrante de la Comisión Técnica de Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México explicó que las personas físicas que reciben ingresos por salarios anuales están obligadas a presentar la declaración, no obstante, apuntó que si la persona despedida no reporta esos ingresos, pero recibió liquidación, sí está obligada a declarar.

    "En caso de que tu salario no exceda de los 400 mil pesos, pero te liquidaron antes del primero de diciembre, no importa cuánto hayas ganado ni el monto de la liquidación, en ese caso estás obligado a presentar la declaración anual", afirmó.

    Cervantes García dijo que, en el caso de las personas que fueron despedidas en diciembre, como suele ocurrir cada fin de año por bajas cíclicas, su patrón es el obligado a hacer la retención correspondiente de ISR.

    Armando Gutiérrez Grajales, experto contable y auditor en el IPADE, recomendó a las personas que decidan presentar la declaración verificar que estén inscritos en el RFC y checar en el Visor de Nómina sus comprobantes fiscales timbrados; asimismo, les sugirió hacer una cita y tramitar su firma electrónica, ya que el SAT se la pedirá en caso de que se llegue a generar un saldo a favor.