10 hábitos que destruyen tu felicidad

     

    En cabina con el doctor Enrique Tamés, decano regional de la Escuela de Humanidades y Educación del Tecnológico de Monterrey (TW: @enriquetames).

    Compararte con los demás

    La tentación de compararnos con los demás es casi abrumadora.

    Sin embargo, estarte comparando constantemente con otros, lo único que provoca es la insatisfacción de tu propia vida.

    Es fácil mirar a otra persona y pensar que tienen la carrera perfecta, las relaciones más felices, dinero o atractivo. PERO las comparaciones nunca son justas, porque somos seres únicos, con nuestros propios talentos, temores, pasiones y rasgos. Tenemos muy diferentes experiencias de vida, deseos y metas.

    Si no puedes evitar compararte con otros, trata de encontrar un equilibrio en lo que estás percibiendo y ser objetivo.

    Además recuerda, TODOS estamos tratando de poner nuestra mejor cara.

    No apreciar lo que tienes

    No importa cuáles son las circunstancias de tu vida, tienes mucho que agradecer.

    Todos los días tienes la oportunidad de trabajar hacia tus objetivos, servir a los demás y encontrar todas las pequeñas alegrías que te hagan feliz.

    Cuando eres ingrato se te olvida la importancia y el valor de todo lo que te rodea y has construido.

    OJO, la gratitud cambia la vida.

    Ser agradecido reduce el estrés, te da paz mental y te hace más resistente.

    Dejar que el miedo o el odio te controle

    Nuestros cerebros están programados para advertirnos del peligro real y mantenernos a salvo, pero el miedo y la ansiedad nos pueden paralizar.

    El miedo al fracaso es un obstáculo para luchas por los sueños.

    El miedo, influye en las decisiones que estás dispuesto a tomar en tu vida.

    Lo mismo pasa con el odio. Dejarte consumir por la ira sólo te dará experiencias difíciles, además la toma de decisiones basadas en el odio te roba la capacidad de concentrarte en lo que realmente importa.

    El Odio sangra tu felicidad.

    Vivir pensando en el pasado y en el futuro

    Estar pensando todo el tiempo en lo que va a pasar o en lo que ya pasó, lo único que va a hacer es que te pierdas de las experiencias y oportunidades que están justo frente a ti.

    Debes vivir en el presente, acoplarte al lugar dónde estás y con quién estás.

    De lo contrario, sin darte cuenta, lo único que va a pasar, es tu vida.

    Vivir en el pasado por lo general significa problemas no resueltos, centrarse en el futuro por lo general significa ansiedad.

    Las personas que tienen una mayor concentración en el presente son más felices y se sienten más conectados con los demás.

    Tratar de controlar lo que NO está en tus manos

    Es frustrante gastar una gran cantidad de tiempo y esfuerzo haciendo planes, sólo para descubrir que la vida, al final toma un camino diferente a todo a TODO lo que ya tenías programado.

    Y además te parece injusto.

    Para los fanáticos del control, lo mejor que pueden hacer es darse cuenta de que no siempre están en el asiento del conductor.

    Pueden pasar todo su tiempo y energía tratando de llegar a la forma perfecta para planificar y predecir el mundo que te rodea, pero las cosas no siempre van a ir a tu manera.

    Tienes que aprender a dejar ir.

    En lugar de tratar de controlar cada detalle, deja que la vida se desarrolle naturalmente.

    Sé libre

     

    © 2019 www.encuentroradiotv.com