Estacionamiento de "El Fortín", una obra inútil: arquitecto

    Escrito por: Álvaro MORALES Septiembre 27, 2018 0

    Oaxaca de Juárez, Oax.- Como un desperdicio de recursos y una obra infuncional, que incluso puede ser equiparada con el Sitibús--señalado como un proyecto fraudulento--, así calificó el arquitecto Gerardo Corres al estacionamiento de cuatro niveles ubicado en el cerro de El Fortín, que en noviembre próximo cumplirá dos años de haber sido inaugurado de manera oficial.

    Aquel inmueble, que tuvo un costo de 185 millones de pesos, no fue edificado en beneficio de la sociedad sino para favorecer a los empresarios que desde el sexenio pasado se encargan de organizar espectáculos en el auditorio Guelaguetza, lamentó el especialista en urbanismo y expresidente del Colegio Libre e Independiente de Arquitectos de Oaxaca.

    El espacio, con capacidad para albergar 600 vehículos, no cumple con ninguna norma establecida en el reglamento del Centro Histórico de la ciudad, pues su estructura "rompe" con la imagen colonial de Oaxaca de Juárez y tampoco es de utilidad, pues permanece cerrado prácticamente todo el año; lo anterior, dijo, impide que cumpla con una de las pocas necesidades que justificaban su creación: convertirse en un punto de transferencia para que la población  o el turismo pudiera dejar su vehículo y caminar por las calles.

    "Ese tipo de infraestructura urbana debería responder a un plan, a las necesidades de las ciudades y deberían tomarse como obras detonadoras  de desarrollo; en el caso de Oaxaca, esos tres elementos básicos no se consideraron", señaló en entrevista.

    --¿Se trata, entonces, de un negocio entre privados?

    --Así siempre fue. De hecho, en el caso del auditorio Guelagueta, en toda la infraestructura que se iba a colocar había promotores de eventos.

     »Entonces, la inversión la están recuperando estás personas que financiaron estas obras... porque el recurso público se lo robaron y luego, para recuperar ese gasto, tuvieron que privatizar esa obra pública. Está el  Centro de Convenciones; hospitales abandonados, infraestructura tirada... fue un saqueo constante a través de obras públicas, denunció Corres.

    --¿Es un mal proyecto, entonces?

    --Si tú ubicas ese espacio, el dinero es un desperdicio. No cumple con el reglamento del Centro Histórico  por el tipo de construcción, el lugar donde se realiza y la manera en que se dejó, violando el reglamento y que rompa con la imagen urbana y los valores arquitectónicos de Oaxaca.

    Antecedentes

    El estacionamiento del cerro del Fortín formaba parte del proyecto que durante el sexenio pasado promovió el exsecretario de Turismo, José Zorrilla de San Martín, que consistía en edificar un centro de convenciones de aquella zona.

    La propuesta inconformó a diversas organizaciones civiles debido a que el plan invadía la zona de reserva natural de El Fortín y porque atentaba, según sus denuncias, contra la arquitectura del Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca.

    Posteriormente, fue descubierto que Zorrilla era socio del Hotel Victoria, que se ubica a menos de 100 metros del auditorio Guelaguetza en cuyas cercanías se planeaba edificar el nuevo inmueble. Ello, agudizó las críticas hasta que, finalmente, en 2015, las autoridades anunciaron la cancelación de la obra.

    Sin embargo, el gobierno se negó a detener los trabajos de edificación del estacionamiento, que ya habían comenzado, y concluyó el edificio con la justificante de que sería de utilidad durante las festividades de los Lunes del Cerro.

    La obra le fue licitada a la empresa Trena, a cambio de 185 millones de pesos por la construcción de 600 cajones para vehículos distribuidos en cuatro niveles.

    El costo de los trabajos también despertó polémica debido a que cada uno de los 600 espacios tendría un costo de 246 mil pesos.

    Pese a ello, la obra comenzó a ser utilizada durante los Lunes del Cerro de 2016 y, cuatro meses después, el 30 de noviembre, fue inaugurado oficialmente.

    Desde entonces, únicamente funciona cada vez que eventos masivos en el auditorio Guelaguetza, tales como las cuatro presentaciones de los Lunes del Cerro, las dos presentaciones de la Leyenda Donají, algunos eventos religiosos y los conciertos musicales que se llevan a cabo a lo largo del año. En conjunto, no se rebasan los 20 eventos.

    Diversos usuarios han manifestado su descontento con la administración del inmueble, a la que han acusado de cobrar montos de hasta 130 pesos por evento, cuando se había anunciado de que el costo por hora sería de 10 pesos.