Estados, sin condiciones para reanudar actividades, sostiene análisis

    Escrito por: ÁLVARO MORALES Mayo 19, 2020 0

    Oaxaca de Juárez, Oax.- Ni en Oaxaca ni en ningún estado del país existen las condiciones idóneas para reanudar actividades económicas y educativas, debido a que las autoridades federales carecen de información confiable sobre la evolución de la pandemia por Covid 19 y el grado de afectación que el padecimiento está teniendo entre la población, consideró el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

     

    Luego de que según los planes del gobierno federal, este 18 de mayo debió haber comenzado la reanudación de actividades no esenciales en los 269 municipios considerados “de la esperanza”, donde hasta el momento no se contabiliza ningún caso de coronavirus, la organización sostuvo que con el modelo actual de monitoreo del Covid-19, el gobierno federal no tiene toda la información para empezar a abrir las actividades económicas y sociales de manera segura.

     

    Al respecto, indicó que la reapertura debe planearse con base en indicadores de riesgo de propagación, vulnerabilidad de la población, estructura económica, así como extensión y profundidad de casos confirmados, pues consideró que el 50 por ciento de la población que habita en los municipios de la esperanza se encuentra en zonas de alto o muy alto riesgo de propagación, incluidos los 203 municipios oaxaqueños catalogados, hasta ahora, como libres de Covid.

     

    Aunque el IMCO consideró que la presentación del plan de reapertura de actividades ofrece cierto grado de certidumbre sobre la gestión del Gobierno en el levantamiento de las medidas sanitarias, reiteró que no se cuenta con información de la etapa de la epidemia en la que se encuentra México, debido al reducido número de pruebas realizadas y se desconoce el nivel y evolución de los contagios a nivel local.

     

    En un informe divulgado este lunes 18 de mayo, la agrupación señaló que para  considerar en la normalización de actividades económicas y sociales, es fundamental comprender y gestionar el proceso de reapertura con base en el riesgo de propagación de cada región.

     

    Medir ese riesgo ayudará a identificar ciudades, abundó, que por sus características sociodemográficas y estructurales necesitan más cautela para regresar a la normalidad o que tienen alta probabilidad de presentar un rebote y expansión de casos tras el relajamiento de medidas sanitarias.

     

    El Índice de Riesgo de Propagación de COVID-19 que debe ser considerado por el gobierno, abundó, evalúa, entre otras cosas, el tamaño y densidad de la población de las localidades, su perfil demográfico por grupo de edad, el porcentaje de personas sin acceso a servicios de salud, el número de viviendas con un solo cuarto, el promedio de habitantes por vivienda y el número de viviendas que no tienen agua.

     

    A partir de una medición elaborada con recursos propios, el IMCO refirió que no todas las zonas metropolitanas tienen los mismos patrones y tendencias de casos confirmados ni de riesgo de propagación.

     

    Como ejemplo, señaló que el Valle de México, junto con Puebla y Tijuana, se encuentran dentro del grupo de ciudades con muy alto riesgo de propagación y que han registrado una alta prevalencia de Covid-19 en su población; sin embargo, ciudades como Guadalajara o Monterrey, con niveles muy altos de riesgo de propagación, han tenido menos casos confirmados por millón de habitantes que el promedio de las 78 ciudades más grandes de México.

     

    “Lo anterior puede deberse a que las medidas de distanciamiento social y de apoyo a trabajadores y pequeños negocios  han funcionado”, consideró.