La vacuna anti COVID-19 de AstraZeneca se perfila como la más barata de producir

    Escrito por: AGENCIAS Noviembre 28, 2020 0

    AstraZeneca dijo el lunes que su vacuna para el COVID-19 podría tener una eficacia de hasta un 90%, proporcionando a la lucha mundial contra la pandemia una nueva arma: más barata de fabricar, más fácil de distribuir y más rápida de masificar que la de sus rivales. 

    La farmacéutica británica dijo que tendrá hasta 200 millones de dosis para finales de 2020, alrededor de cuatro veces más que su competidor estadounidense Pfizer. Setecientos millones podrían estar listas en todo el mundo tan pronto como a finales del primer trimestre de 2021.

    "Esto significa que tenemos una vacuna para el mundo", dijo Andrew Pollard, director del grupo de vacunas de la Universidad de Oxford, que desarrolló el fármaco. 

     

    La vacuna previno en promedio el 70% de los casos de COVID-19 en las últimas etapas de los ensayos en Gran Bretaña y Brasil, pero la tasa de éxito se elevó al 90% si la vacuna se administraba en media dosis seguida de una dosis completa y al 62% si la dosis completa se administraba dos veces, como fue el caso de la mayoría de los participantes en el estudio.

    No se han confirmado casos de seguridad graves relacionados con la vacuna y fue bien tolerada en ambos regímenes de dosificación, dijo la farmacéutica.

     

    Las acciones de AstraZeneca caían cerca de un 4%, en el camino de su peor rendimiento diario en seis meses.

    Inversores percibieron los datos de eficacia como decepcionantes en comparación con los rivales. Pfizer y Moderna, que informaron que sus vacunas prevenían alrededor del 95% de los casos, habían puesto el listón del éxito por las nubes.

    Sin embargo, la vacuna de AstraZeneca tiene algunas ventajas sobre las ofertas de los rivales estadounidenses.

    El costo para los gobiernos se calcula en sólo unos pocos dólares por inyección, una fracción del precio de Pfizer y Moderna, que usan una tecnología menos convencional.

    También puede ser transportada y almacenada a temperaturas normales de refrigerador, lo cual, según sus defensores, haría más fácil su distribución, especialmente en los países pobres, que la de Pfizer, que necesita ser enviada y almacenada a 70 grados Celsius bajo cero.

    El despliegue más rápido significa que tanto los países ricos como los pobres que habían estado elaborando planes para racionar las vacunas podrán distribuirlas más ampliamente, ayudando a detener finalmente la perturbación social y económica de una pandemia que ha matado a 1.4 millones de personas.