Julio 19, 2019

Educación definirá rumbo de Cuarta Transformación: Surco

Con el nuevo gobierno la formación se espera regresar a su impulso inicial humanista y producir sujetos que pueden cuestionar y transformar esta realidad que nos atraviesa. / AGENCIAS Con el nuevo gobierno la formación se espera regresar a su impulso inicial humanista y producir sujetos que pueden cuestionar y transformar esta realidad que nos atraviesa. / AGENCIAS

Oaxaca de Juárez, Oax.- “La educación en México, será la columna vertebral que definirá si la cuarta transformación se queda en un mero cambio administrativo o tiene la posibilidad de convertirse en un cambio de paradigma de gran alcance, que permita a generaciones del futuro plantearse un nuevo régimen político”, afirmaron Oliver Fröhling y Kiado Cruz, director y promotor, de manera respectiva, de la organización civil Servicios Universitarios y Redes de Conocimiento en Oaxaca (SURCO).

 

Sobre la reforma educativa, promovida por el anterior gobierno de Enrique Peña Nieto y que será cancelada el próximo año por la actual administración de Andrés Manuel López Obrador, los activistas indicaron que se basa en “una visión del ser humano como capital humano”, únicamente como “un insumo en el proceso de producción”.

 

Ante ello, agregaron que con el nuevo gobierno la formación “puede regresar a su impulso inicial humanista y producir sujetos que pueden cuestionar y transformar esta realidad que nos atraviesa”.

 

Fröhling y Cruz, quienes en 2017 participaron en la creación del Centro de Estudios Universitarios Xhidza (CEU-Xhidza), junto con comunidades zapotecas de la Sierra Juárez de Oaxaca, aseveraron que no fue un accidente histórico el hecho de que la reforma educativa fuera una de las piezas claves del sexenio de Peña Nieto y símbolo del rechazo generalizado de su gobierno.

 

“Las reformas (estructurales) rechazadas se ubican claramente en una visión del ser humano como capital humano, un insumo en el proceso de producción, que recibe a cambio de su fe y entrega un empleo más o menos permanente y un salario estable como premio de una economía en expansión”, criticaron.

 

Esa realidad, basada en la entrega de “nuestras almas” a la producción de capital, señalaron, se trataba de “una ficción para las mayorías actuales y un vil engaño para el futuro”, pues los ciudadanos nunca saldrían totalmente beneficiados con aquel régimen, que día tras día buscaba acotar más los derechos de la clase obrera.

 

Desde la óptica de ambos especialistas, la reforma educativa fracasó, por la resistencia popular y porque se trataba de una reforma desfasada, enmarcada en un neoliberalismo del siglo 20 “que nunca comprendió las tendencias que marcarán el siglo 21”.

 

Indicaron que durante este siglo las sociedades de todo el mundo girarán en torno a tres tendencias, en un proceso de transición del neoliberalismo a un régimen más justo y sustentable y de la cuales México debe formar parte.

 

En primer lugar, indicaron, aparece el cambio climático como un fenómeno que debe concebirse como una tarea “existencial” y no como un reto tecnológico-administrativo.

 

“El cambio climático significa que una sociedad que se entiende como sinónimo de una economía en expansión no tiene futuro. El cambio climático significa que la equivalencia entre calidad de vida y consumo es una sentencia de muerte”, subrayaron.

 

Al respecto, refirieron que la educación no puede, no debe formar sujetos para esta maquinaria destructiva, sino sujetos que pueden construir comunidad más allá del consumo y de la economía de mercado.

 

El segundo eje es, según los activistas, el fin del empleo, pues “una literatura creciente nos muestra el alto porcentaje de empleos que se reemplazarán en todo el mundo por robots y algoritmos”.

 

Indicaron que las máquinas no serán utilizadas solamente en la manufactura de productos, sino que en el mundo de la medicina, lo administrativo y en la educación misma, que se reemplazarán por los códigos binarios y la inteligencia artificial.

 

“La subjetividad de siglo 21 ya no se derivará en el empleo, sino de muchas actividades relativas a la producción del semiocapitalismo”, apuntaron.

 

Como tercer eje se encuentra el rescate del conocimiento comunitario y la creación de un sistema educativo en el que se priorice el fortalecimiento del tejido social antes que el desarrollo económico y al que tengan acceso, por igual, todos los estratos sociales, desde las etnias hasta las clases privilegiadas.

 

© 2018 www.encuentroradiotv.com