Iglesia lamenta división y pleitos entre comunidades

    FOTO: AGENCIAS FOTO: AGENCIAS

    Oaxaca de Juárez, Oax.- A casi un mes de la renovación de autoridades en más de 400 municipios oaxaqueños que se rigen por el sistema de usos y costumbres, el arzobispo de Antequera, Pedro Vázquez Villalobos, lamentó el divisionismo y la alta conflictividad que prevalece en diversas comunidades de la entidad.

     

    Al encabezar la homilía dominical, el prelado sostuvo que los pueblos han pasado por alto la palabra de Dios y se han enfrascado en pugnas por el poder y recursos materiales.

     

    En la Catedral de la Ciudad de Oaxaca y ante decenas de asistentes, Vázquez Villalobos acusó que, en muchos casos, los pobladores que asumen un cargo al interior del Ayuntamiento o en el Comisariado de Bienes Comunales, velan únicamente por sus intereses, creando bandos y conflictos.

     

    "Tienen peleas por un pedazo de tierra; se pierde la paz (y luego) bloquean caminos; cierran el tránsito", sostuvo el líder del catolicismo, dos días después de que el secretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud, afirmara ante el Congreso local que en Oaxaca existen condiciones de gobernanza y crecimiento, pese a la violencia y conflictividad social.

     

    Después, el Arzobispo llamó a los habitantes y a las autoridades a no vivir divididos "sino como hermanos".

     

    "En la misma Iglesia, los servidores de las distintas pastorales a veces están peleados y divididos; se están con celos y envidias y se dicen servidores de Dios, cuando se atacan y se apuñalan por la espalda", criticó.

     

    Tres de los conflictos entre pueblos más graves que persisten en Oaxaca los protagonizan los municipios de Ayutla y Tamazulápam del Espíritu Santo, en la región mixe, donde una disputa agraria comenzada en 2017 mantiene sin agua desde entonces a la primera localidad.

     

    Otra pugna que se ha traducido en bloqueos carreteros y brotes de violencia es la registrada entre Santa Catarina Juquila y Santiago Yaitepec, en la Sierra Sur, donde la segunda población afirma ser propietaria de diversas hectáreas de tierras, incluido el perímetro donde se encuentra El Pedimento.

     

    Mientras tanto, en Ayotzintepec, en la región de la Cuenca del Papaloapan, un grupo de pobladores ha intentado desde el año pasado derrocar al edil, Víctor Mendoza. Primero, lo acusaron de haber disparado en contra de un poblador al interior de un bar y, luego, la semana pasada, fue encarcelado junto con un grupo de 19 ciudadanos por presuntas irregularidades en la ejecución de recursos.