Llama la Iglesia a la reconciliación familiar

    Escrito por: Álvaro MORALES Diciembre 31, 2018 0
    Resaltó que los hijos tampoco deben excusarse en los errores de sus progenitores para fomentar la rebeldía. / AGENCIAS Resaltó que los hijos tampoco deben excusarse en los errores de sus progenitores para fomentar la rebeldía. / AGENCIAS

    Oaxaca de Juárez, Oax.- La familia, como primera institución de la sociedad, vive una severa crisis y se ha vuelto un “campo de guerra”, lamentó ayer el rector de la Catedral de la Ciudad de Oaxaca, Alejandro Rodríguez, durante la última homilía dominical del año.

     

    En el marco de la conmemoración del Día de la Sagrada Familia de Nazareth, el prelado sostuvo que es urgente rescatar el núcleo familiar, pues de ahí depende el progreso de los individuos.

     

    Durante su sermón, indicó que actualmente padres e hijos viven una confrontación constante que debe cesar.

     

    “Quítenle el teléfono a uno de tus hijos y verán cómo se pone; nos declara la guerra”, dijo ante los fieles, al tiempo que añadió que los problemas intrafamiliares ocasionan que los jóvenes busquen refugio en pandillas, el alcoholismo o la drogadicción.

     

    Luego, culpó a los padres de incumplir con su función principal: “En su familia, muchas veces, (los jóvenes y adolescentes) no son siquiera tomados en cuenta”.

     

    “Si se fue un niño feliz, se busca tener una familia feliz, pero si se fue un niño maltratado, abandonado lastimado, seguramente costará un poco de más trabajo formar una familia”, dijo.

     

    Sin embargo, resaltó que los hijos tampoco deben excusarse en los errores de sus progenitores para fomentar la rebeldía, pues cuando aquella postura impera, reiteró, se provoca “un campo de guerra, donde se desacredita al papá o a la mamá para justificar lo que se está haciendo”, dijo.

     

    “Muchas familias parecen cuartos de guerra, con peleas en todo momento. Por ello debe analizarse todo lo que sucede porque todo lo que se haga repercutirá en el más pequeño (y) también lo que haga el más chico repercutirá en el más grande”, reiteró.

     

    “Debe cuidarse la familia, amarla (y) velar para que todos sus integrantes vivan bien”.

     

    En un intento por motivar a los fieles católicos, Rodríguez recordó que la familia de Jesucristo vivió múltiples tribulaciones; sin embargo, ni María ni José perdieron la fe.